Yoga, camino de vida

        por:  Inés Precerutti - Profesora de Yoga

La experiencia en la enseñanza del Yoga me lleva a reflexionar y a aclarar sobre las realidades que aporta esta disciplina. Los beneficios de su práctica son muy conocidos: el encuentro con uno mismo, el vivenciarse, el poder mejorar no sólo física y  mentalmente sino también ir descubriendo cada vez más esa fuente interior luminosa del espíritu.

El origen proviene de Oriente, siendo la India su mayor exponente, una cultura que tiene sus costumbres, su religión, sus usanzas. Este es el punto clave, nosotros pertenecemos  a otra cultura: la occidental; tenemos nuestras costumbres, religiones y usanzas, las cuales hay que respetar, si bien podemos utilizar todas las maravillosas técnicas que el Yoga tiene, no debemos mezclar las diversas creencias.

Respeto enormemente al que con criterio propio se identifica sinceramente con las costumbres de la India , y las vive desde el alma. Aclaremos que el Yoga es neutro, se adapta a todos los seres y religiones; es más, se crece en ellas. Es un camino de experiencia personal, es encontrar dentro de uno la fuente interior de armonía, que nos llene de gozo, alegría, fuerza es… ordenarnos para valorar y vivir mejor este camino que transitamos que es “la vida”. Como profesor, el respeto al alumno, no querer imponer nada, dejar que se vaya descubriendo, que vaya haciendo su propio camino; impartir sí y con solvencia los conocimientos que se tienen, darles las técnicas que esta disciplina posee para conducirlo a una armonía de su ser.

Hay distintas ramas del Yoga; la que más se practica en occidente es el Hatha Yoga. Trabaja desde lo físico a la totalidad; como son movimientos inteligentes, cuidados, otorgan amplios beneficios en todos los sistemas; las técnicas respiratorias no sólo mejoran problemas del aparato respiratorio sino que aportan gran serenidad. El aprendizaje de la relajación es un paso importante para la recuperación psicofísica. Como todo, debe hacerse con gran concentración, trabajamos el orden de la mente.

Otra rama que actualmente ha crecido es la práctica del Raja Yoga, la meditación, un aquietar las fluctuaciones mentales para lograr armonía, paz interior. En síntesis, es un camino al crecimiento del ser.