El trabajo y el trabajador

    por la Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga

Nuestros abuelos decían “el trabajo es salud”, y tenían razón. El ritmo de vida era distinto, con el salario del jefe de familia alcanzaba para cubrir las necesidades básicas y todos disfrutaban de más tiempo juntos. Se respetaban las horas de descanso y se compartían muchos momentos.

En la actualidad con un solo trabajo no alcanza, se trabaja más y se descansa menos, y se comparten menos momentos de ocio.

Todos sabemos que las condiciones laborales han cambiado y que las empresas presionan por más rendimiento, poniendo objetivos cada vez más exigentes.

El empresario o el “dueño” sabe lo que beneficia a su negocio, pero... ¿qué pasa con el trabajador que cada vez se exige más para cumplir con los deseos del otro?

El trabajador tiene que saber también lo que es mejor para él, para su salud y para el bienestar de su familia.

El trabajo es parte de la vida, pero no la vida misma. Cumplir y respetar las pautas laborales pero también respetarse a sí mismo como ser humano.

Aceptar las condiciones laborales pero también aprender a decir NO cuando las mismas lo exceden, evitando así situaciones de estrés que lo puedan afectar física y emocionalmente.

Si aprendemos a cuidarnos también cuidaremos nuestro trabajo, ya que si enfermamos no sólo nos perjudicamos nosotros sino que también se verá afectado el desempeño laboral.

Los acuerdos laborales son la base del éxito de cualquier empresa y del bienestar y la salud de los trabajadores.