+

Escuchar música para relajarnos y reflexionar

        por:  Prof. Estela González - Docente de música (piano)

La relajación es imprescindible antes de realizar un esfuerzo, pues una gran tensión puede ser conveniente, y el esfuerzo es necesario para rendir. Pero estar bajo una tensión continua puede derivar en dolencias psicosomáticas, de no encontrar alguna forma de relajarse para apartar los problemas que amenazan con convertirse en obsesiones.

La música puede resultar de gran ayuda. Escuchando música podemos ordenar nuestras ideas y aclarar nuestros sentimientos.

Podemos escuchar a Bach o algún allegro de Mozart, o bien podemos utilizar desde el principio una misma composición: para relajarnos, empezamos con el movimiento lento, y a continuación, para absorber energía y fuerza, escuchamos el finale que le sigue.

No son apropiados maestros muy extrovertidos y expresivos, como Mahler o Rachmaninov.

El andante del Concierto para violín en Mi menor de Felix Mendelssohn-Bartholdy desprende un reconfortante equilibrio de forma y sentimiento y es, junto a la obertura de “El sueño de una noche de verano”, su obra más popular. En un vigoroso Do Mayor, surge una intimista melodía. No hay problemas ni cavilaciones, tan sólo pensamientos amables e introspección. Y con ello, la alegría que causan la armonía y la belleza.