Ahora es tiempo para Peeling

por:  Alicia López - Cosmetóloga, Cosmiatra, Técnica Superior
en drenaje linfático

Luego del verano trascurrido, les propongo renovar nuestra piel, en una primera sesión en que haremos una higiene profunda que, sin notarlo, descamará las células de la capa córnea (la piel que vemos).

A continuación haremos peelings, no invasivos, respetando la función natural de la piel; sólo aceleramos el proceso de renovación y caída de células que, debido a su engrosamiento, no caen (ya sea por exceso de sol, por gratitud alojada, endurecida, por uso excesivo o inadecuado de cosméticos (piel seca, ajada) etc. Con conocimiento del tema, haremos aplicaciones de ácidos en concentraciones adecuadas al tipo y biotipo de piel permitidas por el ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica). Esto hará que la piel se vea tirante el primero y segundo día.

El siguiente paso es la caída de células muertas; este procedimiento es ligero, sin riesgos ni alteración en nuestra vida cotidiana (los peelings abrasivos, virulentos, dejan la piel muy expuesta, quitándole su ph natural, trayendo complicaciones importantes como infecciones, edemas, rojeces intensas; y el smog, la falta de protección solar y otros cotidianos sucesos pueden desencadenar en una temida infección y otros indeseables riesgos.

Recordemos también que la piel, al ser agredida por peelings físicos (puntas de diamante) o químicos (ácidos) en exceso, sin reservas, provocarán al ejército de melanocitos que saldrán a la superficie para defenderla (que no es más que exceso de melanina). ¿Vieron que cuando nos pica un insecto y nos rascamos mucho, queda la piel manchada? Bien, eso es la melanina en acción descontrolada ante una agresión. Por tal motivo insisto tanto en hacer peelings cuidadosos, respetuosos de la piel, evitando que, por exceso, hagamos más daño que bienestar y belleza.

A lo largo de varias sesiones iremos descubriendo una piel sana, limpia, con poros cerrados y las líneas atenuadas.

Considero que la palabra que define peeling en cosmiatría no es “pelar”, sino LUZ; así quedará nuestra piel, con vida, con elasticidad y con la transparencia natural que da la limpieza, el confort y la belleza de una piel tratada, no maltratada.

Las invito a vivir esta experiencia de belleza, sin riesgos y con visibles mejorías; con un trabajo integral en mi gabinete y con apoyo domiciliario.