Juan Alberto Badía
  (q.e.p.d.) 

A los 64 años, apenas comenzado el 29 de junio, murió Juan Alberto Badía, un hombre pleno de simpatía, transparencia, humildad y de gran dedicación, y experiencia en su actividad de locutor y animador, con más de 40 años en los medios audiovisuales.

Falleció a causa de cáncer de mediastino. En 2011 había sido operado con éxito y luego de un largo tratamiento, en una entrevista Badía aseguró que había vencido a la enfermedad.

Pero unos días antes de su muerte una neumonía obligó a su internación. Estuvo acompañado hasta el final por su mujer Mariana, sus tres hijos Carla, Bárbara y Juan Agustín, sus hermanos y sobrinos, además de sus más allegados amigos como Marcelo Tinelli, Fernando Bravo y Julio Lagos que lo visitaron en las últimas horas.

Nació en Ramos Mejía. Su padre, Juan Ramón Badía, fue un recordado locutor y profesor de locutores.

Luego de terminar sus estudios en el ISER, comenzó su carrera en los medios. Pasó por distintas emisoras radiales y condujo importantes programas, como “Badía y Cía” y “Imagen de Radio”.

Hizo “Imaginate Flecha Juventud”, programa radial en el que mostró su fanatismo por los Beatles. Luego vino el éxito de “Piedra Libre”, un ciclo que conducía en Radio Rivadavia en el que contó con la participación de Marcelo Tinelli.

Fue uno de los que más espacio le dio a los músicos en la pantalla chica, sin importar si en ese momento tenían notoriedad.

Su última aparición pública fue en un emotivo homenaje que le hicieron en la entrega de los premios Martín Fierro 2012. Unas semanas antes se lo había visto muy animado en “Sábado Show”, cuando entrevistó a Charly García, a pedido de Tinelli. Allí bromeó y conversó amistosamente con el músico. 

Ganó muchos premios, como 3 Konex a mejor conductor y 7 Martín Fierro por sus programas y mejor animación, exceptuando el último que fue por su trayectoria en los medios. El 16 de mayo el Gobierno porteño lo distinguió como Personalidad Destacada de la Cultura en una emotiva ceremonia en la Legislatura que reunió a amigos, familiares y colegas.

Badía reveló que no se había hecho un chequeo médico en los últimos diez años porque, según confesó, tenía fobia a los doctores.