Para estar “sanos” naturalmente... ejercicios terapéuticos y divertidos en la pileta y fuera del agua...

por:  Mili Medina (Centro Natural para la Buena Salud)

A partir del movimiento se pone en marcha la mejor manera de curarse naturalmente.

Practicar Tai Chi Chuan, Chi Kung, I Chuan, dentro o fuera del agua, es practicar otra medicina. La natural. Cuando me duele algo es cuando más debo practicarla. No dudes en hacer los ejercicios, bien guiados, para aliviarte inmediatamente.

El “No hacer nada” mantiene la energía estancada, sin fuerza, sólo alcanza para sobrevivir. La Medicina China te mantiene con vitalidad, energía renovada, alegría de vivir, ganas de hacer cosas nuevas todos los días, te hace sentir libre de ataduras, de impedimentos, de dependencias. ¡Activa todos los meridianos! Por donde circula la energía vital.

El aire que respiramos pone en funcionamiento el gran mecanismo del cuerpo humano. A través de la cantidad y calidad del combustible que tomamos (gratis) (el aire puro) nuestra máquina (el cuerpo humano) comienza a funcionar. Es el primer alimento que entra, y a través de él comienzan los órganos a trabajar armoniosamente. Cuando el aire entra al abdomen y sale, provoca un impulso sobre los músculos, generando los movimientos. Se hacen sin esfuerzo.

Si querés estar en estado óptimo debes aprender a respirar para cargar al cuerpo de combustible “premium”, para que, cuando quieras utilizarlo, esté en condiciones de responder a tus necesidades. Practicando se hace costumbre.

El agua es lo más blando y poderoso, es una fuerza natural, que desinflama, afloja y modela. . .

Así, con suavidad, va ablandando rigideces, bloqueos emocionales, nerviosos, activando la circulación sanguínea, liberando de dolores continuos del cuerpo y del alma.

OBJETIVO DE LAS PRACTICAS: Colaborar en la curación de enfermedades provocadas por distintas causas, nerviosas, emocionales, por malos hábitos alimenticios, posturales, glandulares... malformaciones, deficiencias, y en la recuperación luego de reposos prolongados. Y como método preventivo de enfermedades. Estas prácticas son aptas para todos los que no pueden seguir una clase tradicional de aquagym, y distintas patologías que impiden seguir los movimientos convencionales.

Un detalle de las innumerables enfermedades comunes que se pueden tratar: artrosis, artritis, lesiones en reposos prolongados, lumbalgias, osteoporosis, desgarros, falta de flexibilidad, hernias de disco, contracturas crónicas cervicales, dolores de columna, de hombros, brazos, manos, cuello, miembros que se adormecen, dolor e hinchazón de todas las articulaciones, acortamiento de tendones, falta de tonicidad muscular, falta de equilibrio y/o de fuerza; mareos, vértigo, dolores óseos en general, dolores musculares, tendones, ligamentos, todas las tendinitis; trastornos nerviosos: locura, epilepsia, parálisis facial y otras, anorexia, bulimia, histeria, hemiplejias, ansiedad, trastornos digestivos, emocionales, bloqueos por efectos nerviosos y emocionales, defensas bajas, depresión, excitación, recuperación de adicciones, depuración de la sangre y limpieza de los órganos internos; accidentes cerebro-vasculares (ACV). Arterioesclerosis, arritmias, todo lo circulatorio, incluyendo los órganos sensoriales, oídos, vista, nariz, boca. En general, sistema nervioso, motriz, circulatorio, respiratorio, digestivo, psicomotriz, emocional.

No duden en acercarse a alguna clase, por curiosidad, necesidad o por gusto. Es una gimnasia diferente, te hace sentir muy bien.

NO hay edad, cuanto antes empieces...  ¡MEJOR!!