Jorge Luz “salió de gira”

Jorge Da Lus Borbón nació el 8 de mayo de 1922 en San Vicente, hoy Alejandro Korn. Hijo de madre asturiana y padre portugués, era el más chico de cuatro hermanos y siempre recordaba que, aunque su familia pudo vivir bien, hubo momentos en que su madre tuvo que lavar ropa para sumar ingresos al hogar. Más tarde la familia se mudó a la Capital Federal.

Ya de chiquito era desinhibido, y era el primero en levantar la mano cuando había que recitar o hacer alguna lectura en clases. Estudió en el Otto Krause pero abandonó para comenzar a actuar en Radio Argentina, donde Aída Luz, su hermana mayor, era figura del espectáculo desde muy joven. A los 14 años, la acompañó a una grabación y tuvo la chance de cubrir un pequeño papel en un radioteatro. De ahí en más trabajó sin parar como actor, brillando en radio, teatro, cine, televisión, sainetes, zarzuelas, comedia musical y hasta teatro clásico.

Pedro Tocci lo contrató para formar parte de su elenco en Radio Argentina, debutando en “Juan Moreira”, junto a Malvina Pastorino. Trabajó en otras emisoras; en Radio Belgrano participó en “Justo Justino Leyes, doctor en trampa y leyes”. Luego de varias intervenciones en radioteatros y con breves apariciones en algunas películas, el director cinematográfico Carlos Borcosque le dio la oportunidad de encarnar un papel más importante en el film “Y mañana serán hombres”, de 1939.

“En un programa de Radio El Mundo, yo hacía de nene, de grande y de viejo, y Zelmar Gueñol, que trabajó ese día, me dijo: Qué lindo ese chico que hace usted; de usted nos tratábamos. Me presentó a Tito Martínez del Box, productor del programa La Cruzada del Buen Humor, y entré en el grupo de ellos. De ahí surgió la película “Cuidado con las imitaciones” (1948), que fue un éxito increíble.

De ese programa derivó enseguida un grupo que hizo historia en la radio y el cine nacional: Los Cinco Grandes del Buen Humor, que Jorge integró junto con Zelmar Gueñol, Rafael Carret, Guillermo Rico y Juan Carlos Cambón. La primera película del grupo fue “Cinco grandes y una chica” (en 1950), le siguieron: “Cinco locos en la pista”, “Locuras, tiros y mambo”, “Fantasmas asustados”, “El satélite chiflado”, “África ríe”, “Los peores del barrio”. Fueron 13 películas, hasta 1956. El grupo hizo giras internacionales por América y España. El humor se comparaba con el de los Hermanos Marx, de Estados Unidos. Se separaron por la muerte de Juan Carlos Cambón, el delgado pianista del grupo.

Jorge Luz ingresó como cabeza de compañía del nuevo teatro Caminito, que dirigió Cecilio Madanes, desde 1957. Allí hizo ocho temporadas, de obras como “Los chismes de mujeres”, “La pérgola de las flores”, “Las aventuras de Scapin”, “La zapatera prodigiosa”, “La verbena de la Paloma” y “Una viuda difícil”.

Cuando representaban en Caminito “Los chismes de las mujeres”, de Carlo Goldoni, el director Cecilio Madanes le dijo: “Si dejás de fumar, en la temporada que viene hacés el Scapin, de Moliére”; Jorge Luz aceptó y luego hizo el Scapin. Una noche fue a ver la obra el gran director francés Julien Duvivier, y dijo: “La actuación de Jorge Luz es magistral. Muy superior a todos los Scapin que yo he presenciado, incluido el de Jean Louis Barrault”. ¿¡Qué tal!?

En cine trabajó en otras películas como: “Camino al infierno”, “Canuto Cañete y los 40 ladrones (junto a Balá)”, “La peste”, “De eso no se habla”, “Sol de otoño”, “El juguete rabioso”, “Loco”, “India Praville”.

Capocómico y exquisito imitador, hizo caracterizaciones femeninas, como las de Berta Singerman y Tita Merello. En teatro trabajó también en “La dama de las camelias” y, más recientemente” en “Incrustaciones”, 2004, junto a Marilú Marini.

En televisión también tuvo una carrera muy destacada, con personajes como La Chusma (antecesora de La Porota ), Puyeta Adorna de Videla y Etelvina Lapizlásuli Iturriberri viuda de Menéndez Tareti. También se destacó en “El humor de Niní Marshall” (gran amiga suya) y tuvo una gran popularidad en 1987 con “Las gatitas y ratones de Porcel”, donde nació su personaje La Porota, en el sketch “ La Tota y la Porota”, creado a partir de una conversación que los humoristas escucharon entre dos mujeres, mientras ellos esperaban en un pasillo. Luego tuvo su propio programa y una versión teatral; de invitados tuvo a figuras como Roberto Galán, Pimpinela, Juan Carlos Mesa, Violeta Rivas, Jorge Sobral, Silvio Soldán.

Jorge Luz obtuvo muchísimos reconocimientos. En 1988 fue premiado por su labor en Abierto de 18 a 24; en 2007 recibió el Cóndor de Plata a la trayectoria, de la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina ; en 1993 obtuvo el ACE de Oro por su labor en La zapatera prodigiosa; en 2010 fue declarado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

En 1991 Jorge Luz fue convocado por Charly García y Pedro Aznar para poner su voz al tema “Cucamonga Dance”. Pedro Aznar escribió en su Facebook: “Gracias por tu alegría y tu inmenso talento; recuerdo con emoción la tarde que viniste a grabar a casa el Cucamonga Dance; Charly y yo escuchamos fascinados tus hilarantes anécdotas. ¡Estuvimos riéndonos más tiempo que grabando! Gracias, campeón. Siempre fuiste y serás Luz”.

Jorge Luz, uno de los cómicos más queridos del ambiente, murió, a los 90 años, el 14 de julio en el Sanatorio de la Providencia de Buenos Aires, donde se encontraba internado desde dos semanas antes, a raíz de una afección pulmonar por la que fue intervenido quirúrgicamente pero sin éxito. Sus restos descansan en el Panteón de Actores de Chacarita. El ambiente artístico lo despidió con cálidas palabras, haciéndose presentes en el lugar más de un centenar de admiradores, entre ellos personalidades del espectáculo como Mercedes Morán, Luis Brandoni, Marta González, Pablo Alarcón, Carlos Rotemberg. Varias figuras del espectáculo lo recordaron en Twitter.

Curiosamente coincidió en la internación, los mismos días y en el mismo sanatorio porteño, con el actor Guillermo Rico, su compañero en Los Cinco Grandes del Buen Humor, que a los 92 años se está reponiendo de una operación.

Esta vez le tocó a él “salir de gira”, tal como expresaba el mismo Jorge Luz cada vez que moría algún actor. ¡Que en paz descanse!

Jorge Luz (que en paz descanse)