Padres con sentimiento de culpa

    por la  Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga (M.N. 16566)

Muchos padres llegan a la consulta porque tienen un hijo “difícil” o con “problemas de conducta”, como les dijeron los docentes en la escuela.

Por lo general, para estos padres no es novedad la noticia, porque en casa ellos también padecen la conducta de su hijo.

Es en este momento en que empiezan a preguntarse en qué se equivocaron, en qué fallaron como papás en la educación de este hijo, y no encuentran respuesta, pero aparece en ellos un profundo sentimiento de culpa.

Convivir con un niño difícil trae trastornos a la familia en general, y llegan a sentir alivio cuando él no está.

A veces es el mismo niño el que los rechaza como padres, y entonces aumenta en ellos la desesperación y la culpa.

Para estos casos es recomendable “terapia individual” para el niño y también “terapia familiar” para los padres.

Los padres deben concurrir solos al terapeuta familiar, para poder exponer todo lo que sienten y todo lo que les pasa en relación a este hijo.

Estando solos pueden “soltarlo todo”: culpas, miedos, angustias, etc., ya que es natural que delante del hijo van a retener información.

Muchos padres de hijos difíciles padecen tanto las situaciones conflictivas que se asustan de sus propios sentimientos negativos.

El terapeuta, en una primera entrevista, les dará pautas de orientación para una mejor convivencia, y les señalará que hay momentos en que les gusta estar con su hijo y que quizás ellos no los sepan disfrutar.

Si los padres se sintieron escuchados y comprendidos, ya está dado el primer paso para un tratamiento exitoso.