Los accidentes
de tránsito pueden ser evitados

El tránsito es un sistema en el que participamos todos; conductores, pasajeros y peatones. También entre todos lo podemos mejorar. Las carreteras, calles, veredas y bicisendas son espacios públicos donde debemos convivir con los demás. Seamos prudentes por los demás y por nosotros mismos.

Los accidentes de tránsito –una de las primeras causas de muerte en el mundo-- no son azarosos ni responden a ningún fatalismo. Son siempre consecuencia de una cadena causal de eventos y circunstancias en las que nosotros, como sociedad, podemos intervenir para evitarlos. Los choques y colisiones presentan características relacionadas con factores humanos, mecánicos y climáticos.

Causas que contribuyen a los accidentes: Incumplimiento de la Ley de Tránsito - Exceso de velocidad - No respetar las señales de tránsito -No usar cinturón de seguridad o apoya cabezas - Conducir con cansancio - Viajar con niños en asiento delantero - Ingerir alcohol y/o otros estimulantes - Detener vehículos en lugares inapropiados - Usar el teléfono celular mientras se conduce - Usar equipos de audio a alto volumen - Falta de respeto de/a los ciclistas y motociclistas - No usar casco - Cruzar la calle sin mirar, por lugares inapropiados y sin respetar el semáforo - No realizar el debido mantenimiento del vehículo - Factores climáticos: niebla, lluvia, granizo, vientos.

Si se puede evitar no es accidente.