Atención al cáncer de mamas

La edad más común de aparición de cáncer de mamas se presenta después de los 50 años pero puede manifestarse en menores de 30 años, aunque con menor frecuencia.

Dado que puede ser genético, se aconsejan mayores controles en las familiares de pacientes con cáncer de mama.

Las alteraciones o modificaciones pueden detectar nódulos de entre ½ cm y 3 cm., por palpaciones realizadas por la propia paciente. La mamografía puede detectar incluso nódulos de menos de 5 mm.

Cuándo y cómo revisarse. Una vez por mes. Una semana después de la menstruación. El día 1 de cada mes, si no menstrúa.

Mirar la piel (abultada, se enrojece, se hunde), el pezón (desviado, lastimado, hundido, sangra), herida que no cicatriza. Tocar bulto o dureza que no duele en la mama; bulto en la axila.

Frente al espejo, mirar la forma, la piel, el pezón.

Durante el baño, realizar la palpación de las mamas, de pie, con las manos enjabonadas, que se deslizan mejor.

Acostada, tocar una dureza que no está en la otra mama; con un almohadón pequeño bajo el costado a revisar y el brazo de ese lado debajo de la cabeza. Tocar con la otra mano: los dedos juntos y la palma plana; use la mano completa y no sólo la punta de los dedos. No toque haciendo pinza o pellizco.

Recorra su mama describiendo círculos con la mano, recorriéndola en toda su extensión en forma ordenada y comenzando por la parte inferior de la mama.

Si ha notado algún cambio en sus mamas, consulte al médico.