Un poquito de Medicina Tradicional China

Segunda (y Última) Parte

por:  Mili Medina - Centro Natural para la Buena Salud  
www.enbuscadeequilibrio.com.ar

Desde el Tai Chi, el Chi Kung, el I Chuan, (la fuerza del pensamiento dirigiendo la energía vital) desde los movimientos, se moviliza la energía de los meridianos, se mueve “el agua estancada, se cambia por agua fresca, limpia, pura, sanadora”; se hace una limpieza profunda de nuestra casa interior. La energía está siempre renovada, vital. Si movilizamos los brazos, las manos, activamos la energía de los pulmones, corazón, intestino delgado y grueso, del pericardio y el triple recalentador: todas las funciones, cardio respiratorias, digestivas y genito-urinarias.

Otros órganos se trabajan por las piernas, torso, cara, cabeza, pies, dedos de manos y pies...

Hay movimientos que activan los diferentes órganos, ayudando a su curación. Para ello hay que saber por dónde pasa cada meridiano. Así sabremos, por ejemplo, ante un dolor de panza qué ejercicio nos favorece, antes de utilizar un medio que no sea natural y efectivo. Por dónde debemos llevar internamente esa energía. Tal vez ese día comimos nerviosos o mezclamos mal los alimentos y eso, simplemente, nos cortó la digestión fermentando en el vientre.

Comprobé que cuando me duelen las hernias de disco por algún esfuerzo realizado, al hacer la clase se me alivian inmediatamente.

Podemos ayudar a los riñones, vejiga, hígado y vesícula, etc. Podemos ayudar al sistema nervioso central, manteniendo su equilibrio, también emocional.

Tai Chi Chuan - Chi Kung - I Chuan,
con la esencia del agua

El agua es lo mas blando y poderoso. Modela y afloja las tensiones que no podemos nosotros. Por eso creé y registré estas prácticas terapéuticas en el agua. Todas las rigideces y los temores se van. La contracturas se aflojan. La flexibilidad y elongación es asombrosa, pues en el agua los movimientos se hacen solos, livianos, sin peso, sin forzar. Es “un placer”, como dicen los practicantes.

La combinación perfecta, Wushu y agua, para aprender a respirar , relajar, tonificar, flexibilizar. aumentar las defensas, perder el temor al agua.

Una experiencia inesperada

Luego de haber operado del corazón a mi hermano, y ante el informe médico de un deterioro irreversible, apliqué humildemente mis conocimientos de transmisión de energía a través de mis manos sobre los puntos de los meridianos de los órganos que se deterioraban, la que hizo sorpresa en el cuerpo médico sin saber cómo podía ser que cada día estaba mejor. Hoy está con vida. Fueron dos meses y medio, sin aflojar, estando él en coma farmacológico, transmitiendo la energía de diferentes maneras. Todos los que tomamos a diario la energía natural somos canales, y podemos transmitirla para ayudar a aliviar y curar.

 

Conclusión y agradecimiento :

Viendo la importancia que tiene su aplicación decidí utilizar mis conocimientos en los masajes, los talleres de Medicina China, y en las clases de Tai Chi Chuan, como instructora.

Como digo siempre, estoy eternamente agradecida a quienes transmitieron estas enseñanzas, guiándome hacia el aprendizaje de estas técnicas.

Deseo llevar un poco de conocimiento respecto al tema. Espero haber sido clara, y para que se animen a probar , a interiorizarse ustedes también para usar estas técnicas milenarias que aún siguen siendo actuales, los invito a las prácticas y talleres que hacemos en el Centro. Y a ser parte de este grupo humano hermoso.