El dolor crónico y el estado emocional

    por la  Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga (Mat. Nac. 16566)

Cuando llega a la consulta un paciente con síntomas psiquiátricos y además presenta algún dolor de tipo crónico, el trabajo del profesional debe ir más allá de lo estrictamente psiquiátrico y psicológico.

¿Cómo influye el dolor en el estado emocional del paciente?

Se ha comprobado que en los pacientes con dolor crónico se ve aumentada la prevalencia de insomnio, depresión y/o ansiedad. La presencia del dolor crónico, y su intensidad pueden ser la causa de dichas patologías.

Ya en la primera entrevista se debe prestar mucha atención al dolor, y averiguar si el paciente detecta factores que alivian o agravan el dolor. Estos factores pueden ser físicos o emocionales.

Muchas veces el paciente, en su relato, se comunica a través del dolor, y es tarea del profesional decodificarlo, dado que el dolor es totalmente subjetivo y no hay parámetros para medirlo porque cada individuo tiene su propio umbral.

La existencia de patologías como la depresión, la ansiedad y el insomnio hacen que la vivencia del dolor por parte de cada paciente sea distinta.

Se debe tener una mirada global sobre el paciente y no considerarlo como que presenta una única enfermedad. Los profesionales deben escuchar todo aquello que trae como preocupación a la consulta, y hacer las derivaciones e interconsultas pertinentes con otros profesionales de la salud, de ser necesario.

Luego de reunidos todos los elementos, se lo debe volver a evaluar para elegir las mejores estrategias terapéuticas.

Cada paciente comunica su dolor a su manera, de acuerdo a su situación, a su estado de ánimo y a sus patologías coexistentes si las hay.