La Miel : un regalo de la naturaleza

        por: Oscar Urgu

La miel es una sustancia no perecedera. No se echa a perder, es altamente perdurable, no caduca.

Según la floración de la cual provenga, dependerán sus propiedades esenciales específicas y sus aplicaciones terapéuticas.

Las mieles claras son de sabor suave y tienen mayor tenor en Pro Vitamina A, en tanto que las más oscuras poseen sabor más intenso y mayor cantidad de hierro, fosfato, calcio y potasio.

Es un energizante natural, contiene carbohidratos, minerales, agua, hierro, calcio, magnesio y fósforo, vitaminas A, B6 y B12, potasio, sodio y azúcar en distintas formas.

Se digiere con facilidad y es rápidamente absorbida en el torrente sanguíneo, tornándola de valiosa utilidad en desórdenes digestivos, úlceras y gastritis.

Permite la asimilación de otros alimentos: en el caso de los niños facilita la del calcio y el magnesio. No debe suministrarse miel a bebés menores de 1 año pues su intestino es inmaduro aún; ni siquiera untar el chupete. Pasada esa edad, la miel es perfectamente apta y benéfica.

Al aplicarla sobre quemaduras reduce la sensación de ardor y permite que la piel sane más rápido; sobre lastimaduras actúa como cicatrizante, pudiéndose aplicar sobre encías inflamadas o dolorosas.

La miel es considerada un medicamento especial para la jaqueca, el vértigo, las náuseas, los desórdenes circulatorios y la migraña.

Es suavemente laxante: regulariza el funcionamiento intestinal.

Es antihemorrágica, antianémica, antiséptica, antitóxica, emoliente y febrífuga.

Mejora el rendimiento físico e intelectual. Estimula el vigor sexual.

Se utiliza para el tratamiento de faringitis, laringitis, rinitis, gripes y estados depresivos menores. Aumenta las defensas del organismo y fortalece el sistema inmunológico.

 

Miel de Monte

Desde hace dos años nos dedicamos a la apicultura como pequeños productores, estando inscriptos en el RENAF (Registro Nacional de Agricultores Familiares).

Al comienzo nos familiarizamos con la actividad incluyendo en nuestras huertas algunos cajones y lentamente fuimos creciendo, hasta contar hoy con cuarenta colmenas distribuidas en campos del Valle aptos para la tarea y con floración natural de monte.

Cosechamos y envasamos la miel de manera totalmente artesanal, utilizando envases de vidrio etiquetados.

Los productos que ofrecemos son no perecederos, libres de conservantes químicos, de agrotóxicos y transgénicos.

Nuestras instalaciones de fraccionamiento se encuentran en la localidad de Nono, Pcia. de Córdoba, nuestro lugar de residencia desde hace diez años.

En el marco del Proyecto Regional de Apicultura Familiar (PRAF), coordinado por Técnicos de la Subsecretaría de Agricultura Familiar de la Nación –Delia Muttigliengo, Matías Muñoz y Facundo Sarry--, nuestra miel fue analizada por profesionales idóneos de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), dando cuenta dicho análisis del tipo de floración del producto como así también de la calidad del mismo: presencia de polen, determinación de miel monoflora (miel unifloral de Prosopis sp., algarrobo, tintinaco), análisis cuantitativo (Clasificación de A. Maurizio, 1975): Clase III, 161.300 granos de polen/10 gramos miel.