Dígale ¡NO! al telgopor

Lo que comúnmente llamamos telgopor es en realidad espuma de poliuretano, material que se hace con benceno (conocido cancerígeno) que se convierte en estireno, al que luego se le inyectan gases para transformarlo en un producto espumoso. Los gases que más se emplean son CFC, que “comen” las moléculas de ozono y desgastan la capa de ozono que cubre a la Tierra.

El telgopor es completamente no biodegradable, no desaparece. Dentro de 500 años seguirá presente en la superficie de la Tierra.

El telgopor es mortal para la vida marina, flota en la superficie de los océanos; flota en el mar, se desintegra en b olitas que parecen comida y los animales lo consumen. Por ejemplo, cuando las tortugas de mar comen telgopor la capacidad de flotación de este material les impide sumergirse en busca de alimentos, les obstruye el aparato digestivo y acaban muriendo de hambre.

No use envases de telgopor en envoltorios de huevos, comidas, etc. Si come en restaurantes pida vasos y platos de papel.