Las creencias

por la Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga (M.N. 16566)

¡Qué mala suerte! ¡Ya me lo esperaba! ¡Todo me sale mal!, etc...

Todo lo manifestado no son realidades, sino creencias centradas especialmente en uno mismo.

¿Qué es una creencia? Una creencia es el sentimiento de certeza sobre el significado de algo. Es una afirmación personal que consideramos verdadera.

Los psicólogos las llamamos distorsiones cognitivas.

Hay creencias que nos limitan y creencias que nos potencian. Las que nos limitan nos hacen sufrir, se relacionan con lo negativo que nos puede pasar y nos hacen gastar energía no sólo pensando, sino también sufriendo y tratando de evitar cualquier situación que para nosotros sea considerada desagradable.

Este tipo de creencias tiene una fuerza muy poderosa. Si alguien cree que puede hacer algo lo hará, o al menos lo intentará y, si cree que es imposible, ningún esfuerzo por grande que sea logrará convencerlo de que sí lo puede realizar.

Las creencias que nos potencian tienen que ver con el pensamiento mágico como por ejemplo pensar que si soñamos con un número, el mismo va a salir en la lotería.

Las creencias, producto de nuestra imaginación, nada tienen que ver con la realidad, y cuando las creencias son negativas, pueden llegar a amargarnos la vida.

Las personas con esta clase de creencias, creen que sólo a ellas les pasa y hasta piensan que hay una fuerza del “más allá” que actúa en contra de ellas.

Debemos tener en cuenta algunas pautas para aprender a liberarnos de estas creencias que nos perjudican el estado de ánimo. Por ejemplo:

>Razonar correctamente

>Basarnos en la realidad

>Revisar nuestras creencias

>Hacer lo que para nosotros es correcto

>Evitar la generalización (todo o nada)

>Rechazar los prejuicios

>Hacer las cosas con entusiasmo y placer.