Qué es la cavitación estética

por el Instituto Estético Holístico

Se acerca el verano y todas queremos lucir más bellas. Nuestro centro
te ofrece esta posibilidad para eliminar esas cositas
que nos molestan en nuestro cuerpo.

Revolucionar tu cuerpo con la cavitación estética, nueva tecnología innovadora para la reducción de la grasa, es sencillo. En general, un tratamiento estético de cavitación dura 35 minutos cuando se trata de una sola parte del cuerpo, por ejemplo el abdomen, las nalgas o las partes internas y externas de la pierna.

Pero ¿qué es la cavitación? Es un tratamiento novedoso para la reducción de grasa. Utiliza lo último en tecnología de eliminación de grasa, lo que hace que se pueda utilizar con facilidad y seguridad.

Como es bien sabido desde hace mucho tiempo, la mayoría de los equipos de "cavitación" son de ondas de sonido ultrasónico de baja frecuencia que transmiten un efecto de cavitación que afecta a las células de grasa. Esto afecta con carácter temporal a la retención de líquidos.

Ahora que sabes qué es la cavitación, descubre la manera de conseguir un cuerpo perfecto. Despídete de la celulitis y dale la bienvenida al cuerpo diez. La cavitación te ayudará a eliminar la grasa localizada, la flacidez y la piel de naranja. Un método totalmente seguro, sin quirófano, sin complicaciones y sobre todo, sin preocupaciones.

Obtendrás una reducción notable de la grasa sin tener que recurrir a tratamientos reafirmantes y cremas que no daban resultados.

Si ya estás cansada de hacer dietas y ejercicio, te encuentras en tu peso ideal pero no consigues deshacerte de esas pequeñas acumulaciones de grasa, la cavitación estética es el tratamiento indicado. Es una forma de trabajar la estética eliminando la acumulación de grasa de forma indolora y no invasiva a través del uso de ultrasonidos, evitando el uso de la cirugía en técnicas como la liposucción.

La cavitación, tecnología innovadora y descubierta recientemente, funciona de la siguiente manera: la onda sonora se introduce en el tejido graso con el fin de provocar un movimiento dentro de las células de grasa en el que se forman burbujas que crecen y luego implosionan para desintegrarse. Esta es la manera de eliminar el exceso de grasa.

La cavitación estética se puede hacer en un centro de belleza simple o por un médico. Pero existe una diferencia entre la cavitación estética y la cavitación médica. La cavitación médica aumenta la eficiencia, pero puede ser practicada únicamente por médicos o licenciados en medicina.

Para muchas mujeres la celulitis es un problema grave. La celulitis aparece como masas o protuberancias, sobre todo en las nalgas y las piernas, y el ejercicio no funciona como una manera de deshacerse de ella.

La razón por la que el ejercicio no funciona es porque la celulitis no es como la grasa normal que se ve en el resto del cuerpo. La celulitis es grasa que se encuentra atrapada en el tejido conectivo de la piel.

Como resultado, incluso las mujeres que están en muy buena forma y tienen un físico delgado pueden sufrir de celulitis. La celulitis es también conocida como adiposidad localizada. Hay una gran variedad de maneras de combatir la celulitis, y la cavitación ultrasónica (también conocida como cavitación estética) es una de las mejores.

¿Cómo funciona la cavitación? Con la cavitación estética, la grasa atrapada se emulsiona convertida en líquido y luego, naturalmente, se expulsa del cuerpo mediante el sistema linfático, es decir, a través de la orina. A diferencia de otros métodos conocidos como la liposucción, esto no es una técnica quirúrgica.

La cavitación utiliza una máquina que se coloca en el cuerpo en la zona afectada y que utiliza ultrasonidos para masajear la piel y forma burbujas en los tejidos afectados. El procedimiento es relativamente nuevo en la medicina estética, después de haber sido introducido en el mundo en Milán, Italia, en 2005 bajo el nombre de "Estética Cavitazione".

Se necesitan de 8 a 12 sesiones y debido a que el cuerpo tarda aproximadamente 72 horas en eliminar la grasa, hay que esperar cuatro días entre las sesiones. También es necesario tomar por lo menos un litro y medio de agua antes y después de la sesión. Cada sesión dura aproximadamente unos 35 minutos, y se ven los resultados a partir de la tercera sesión. La eficacia del procedimiento puede aumentar si a la par se sigue el tratamiento de drenaje linfático

En definitiva, la cavitación mediante ultrasonidos funciona de la siguiente manera. Durante los 35 minutos que dura la sesión se emiten ultrasonidos hacia la piel. Estos ultrasonidos son ondas de calor que afectan a la grasa provocando burbujas que la rompen y gracias a las cuales las adiposidades pueden eliminarse de manera sencilla mediante el sistema linfático.

Beneficios de la cavitación. Se destacan los siguientes: Eliminar la grasa a través del proceso de la cavitación ultrasónica tiene muchas ventajas, incluyendo la posibilidad de tratar las áreas que tienen depósitos densos de grasa y extraer grandes volúmenes de grasa en una sola vez. Su beneficio principal es por tanto, la eliminación de la grasa localizada.

La cavitación estética tiene el beneficio adicional de estirar la piel durante el proceso. Se vuelve mucho más elástica y esto hace que el tratamiento sea una excelente alternativa al levantamiento de la abdominoplastia y el cuerpo, que están destinadas a eliminar el exceso de piel floja. Es decir, aunque pierdas grasa y centímetros, tu piel no quedará flácida sino que se adaptará a tu cuerpo y quedará tersa.

La cavitación se realiza con frecuencia después de una liposucción como método para refinar la forma de tu cuerpo, porque tiene una mayor precisión. Muchas personas, después de realizarse la liposucción encuentran que su piel queda descolgada y floja. Con la cavitación consiguen que la piel se adapte al cuerpo de manera natural consiguiendo de esta forma que tenga un aspecto joven y sano.

En definitiva, los beneficios de la cavitación son varios. Elimina la grasa localizada, la piel de naranja e incluso la piel de colchón, a la vez que consigue que la piel permanezca con mejor aspecto.

La cavitación es un procedimiento seguro, no quirúrgico, que no requiere anestesia. Se trata de un método no invasivo que permite continuar con la vida social con normalidad, antes y después de las sesiones. Los riesgos de la cavitación estética son pocos.

Si, además de la cavitación, se realiza un drenaje linfático, ayudará a eliminar los líquidos que se forman con la cavitación y que se eliminan generalmente mediante el sistema linfático gracias a la ingesta de mucha agua.

La cavitación ultrasónica no es un método para bajar de peso sino para moldear el cuerpo. Está especialmente indicado para reducir los llamados "cojines de grasa" en caso de que éstos no desaparezcan con dietas y ejercicio.

 

 

En esta sección podrás enterarte de cuanto dura el tratamiento de la cavitación. Por lo general, primero se lleva a cabo un examen de la paciente en posición vertical para delimitar las zonas a tratar. Esto se hace con un lápiz dermográfico con el que se pinta sobre la piel. Posteriormente, se aplica un gel sobre la piel. Finalmente se administra mediante una sonda de ultrasonido externa especial, y debidamente esterilizada, una densidad de potencia de emisión continua 3W/cm2. Es decir, despues de delimitar la zona y aplicar el gel, se emiten los ultrasonidos con los que funciona la cavitación.

La elección de la frecuencia de emisión de las sondas depende de la profundidad que se desea de dicha acción: la profundidad de acción muy superficial va de 1,5-2,5 cm a 3,5 a 4 cm o más. Cuanto mayor sea la frecuencia de onda, mayor será la profundidad y por tanto, mejores los resultados. No se puede aplicar la misma longitud de onda a todas las personas ya que no todas tienen la misma cantidad de grasa localizada. La longitud de onda depende por tanto de cada paciente

EFECTOS DE LA CAVITACION.

El tratamiento de la cavitación genera diferentes efectos en el cuerpo de la paciente.

Los efectos son básicamente de cuatro tipos: micromecánicos, térmicos, químicos y de cavitación.

Efectos micromecánicos: el paso de la onda ultrasónica causa la presión, los movimientos, interrupciones y cambios en la forma vital de partículas microscópicas. Las ondas de presión las causan los cambios en la estructura de las proteínas, la formación de radicales libres, los cambios en la permeabilidad de la membrana celular y la eliminación de las fibras de colágeno con una reducción de la adhesión entre las células.

Efectos térmicos: cuando los rayos pasan a través de un tejido de ultrasonidos, hay una absorción parcial de la energía con el aumento de la temperatura. Es decir, mientras se realiza el tratamiento notarás un foco de calor en la zona en la que te estés realizando el tratamiento. Entre los efectos, éste es uno de los más notorios.

Efectos químicos: cuando un tejido se expone a las ondas de ultrasonidos, las partículas del mismo se ven afectadas y sufre una acelaración significativa. Esta aceleración puede dar lugar a la modificación de las características químicas de los tejidos.

Los efectos de la cavitación: la cavitación provoca la formación de microburbujas. Cuando la onda sonora se introduce dentro del tejido graso provoca un movimiento dentro de las células de grasa. Es aquí donde se forman burbujas que aumentan de tamaño hasta que finalmente se desintegran. Básicamente este es el proceso de la cavitación

En definitiva, los efectos de la cavitación que serás capaz de notar con tus propios sentidos son dos. Por un lado, notarás el calor que provocan las ondas de ultrasonidos y por otro lado, el efecto principal, es que verás cómo la grasa se reduce mediante el proceso de la cavitación que consiste en la formación de microburbujas dentro de las células grasas que implosionan hasta romper la grasa. Esta grasa se elimina posteriormente mediante el sistema linfático, para lo que es necesario beber mucha agua después de cada sesión de cavitación.

 

Preguntas Frecuentes:

¿Qué es la cavitación ultrasónica?

La cavitación ultrasónica es una técnica no quirúrgica relativamente nueva también conocida como cavitación estética. Implica el uso de ondas ultrasónicas que te permitirán reducir la adiposidad localizada, arrancando las conexiones de las células de grasa que que se liberarán a través del sistema urinario.

¿Cuándo se introdujo la cavitación ultrasónica por primera vez?

La cavitación se introdujo en el mundo de la estética por primera vez en Milán en el año 2005, aunque el fenómeno físico conocido como cavitación se conoce desde los años 60.

¿Es dolorosa la cavitación ultrasónica?

No, es indolora. Es posible que aparezca algo de enrojecimiento de vez en cuando, pero no causa dolor. El calor generado por la luz es perfectamente tolerable.

¿En qué áreas es la cavitación estética/ultrasónica más eficaz?

En todas las partes del cuerpo donde en las que resida grasa localizada. Las piernas, el abdomen y las nalgas son los sitios más apropiados, pero no hay limitaciones reales en relación con otras áreas del cuerpo.

¿Qué contraindicaciones existen con la cavitación ultrasónica?

Los individuos con implantes de dispositivos tales como marcapasos o prótesis no deben someterse a la cavitación ultrasónica. Las mujeres embarazadas y las madres en lactancia materna tampoco tienen aconsejado este procedimiento.

¿Son los resultados similares a una liposucción?

Sí, la grasa se elimina y no volverá a aparecer en las áreas tratadas. No daña el sistema vascular y no necesita de post-operatorio.

¿Cómo es posible eliminar la grasa sólida a través de la orina?

La cavitación ultrasónica emulsiona las células grasas en una sustancia líquida fácil de quitar a través del sistema linfático y urinario.

¿Hay algún tratamiento previo o posterior necesario?

Se propone una dieta baja en calorías y es obligatorio beber al menos 1,5 litros de agua antes y después de las sesiones: el agua potable es esencial para eliminar la grasa y las toxinas.

¿Cuánto tiempo debe pasar entre dos sesiones?

El cuerpo elimina la grasa en 72 horas, así que es mejor programar su próxima cita en 4 días.

Este tipo de tratamiento se lo puede acompañar con mesoterapia, drenaje linfático manual o presoterapia.