¿Qué es una vida buena?

por la  Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga (M.N. 16566)

Una vida buena no es sólo pasarla bien. Es vivir cada momento intensamente y compartirlo. No hay edad para tener una vida buena, porque las edades son todas.

Diferencia entre una buena vida y una vida buena

Una buena vida busca la satisfacción placentera y preocupándose por el bienestar general, o sea pasarla bien.

Una vida buena nos ayuda a crecer bien, aspira no sólo al placer sino a la felicidad. La vida buena va más allá del tener y se refiere al ser.

Debemos vivir el día a día con optimismo. Comprender que el día de hoy es una oportunidad más para disfrutar la vida con el espíritu alegre y con la esperanza activa de decidir ser, en el futuro inmediato, la persona exitosa y feliz que merecemos ser.

Ser optimista es, de alguna manera, ser realista imaginando lo mejor, mientras hacemos todo lo posible para hacer realidad lo que imaginamos.

En el diario vivir debemos tener capacidad para valorar nuestros logros y utilizar el buen humor como condimento.

Abraham Lincoln dijo: “Al final lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años”.

Vivamos con intensidad y amor cada momento de nuestra vida. Es la única que tenemos, y es toda nuestra. Somos los hacedores de nuestra propia vida.

En vez de preocuparnos por lo que no tenemos, debemos valorar lo que hoy tenemos y, disfrutarlo y, si podemos, compartirlo.

Lo bueno es recorrer el camino de la vida pisando firme, todos juntos, tomados de la mano y mirando hacia delante para descubrir el maravilloso mundo que nos rodea, y que muchas veces no vemos.

La persona que tiene una buena vida, va tejiendo su propia vida con lazos duraderos en busca de la felicidad.

Vivir una buena vida es un arte, y ser feliz es una actitud ante la vida, que cada uno decide.