Jubilación
Preguntas Frecuentes

            por la  Dra. Marcela Gómez (Abogada, Estudio Jurídico Previsional)

En la actualidad jubilarse sigue siendo posible. Para poder tramitar una jubilación ordinaria, se necesitan alcanzar dos requisitos fundamentales:

1) Cumplir con la edad mínima requerida para acceder a la jubilación: de 60 años para la mujer y 65 años para el hombre.

2) Reunir 30 años de servicios con aportes computables en uno o más regímenes comprendidos en el sistema de reciprocidad jubilatoria.

Si al momento de acceder a la prestación excede la edad mínima solicitada, puede compensar 1 año de servicios por cada 2 años de edad excedentes.

En caso de no alcanzar el mínimo de 30 años de aportes requeridos, los mismos podrán ser adquiridos mediante la adhesión a una moratoria de aportes, de carácter permanente, prevista en la ley 24.476. De esta forma, se permite regularizar aportes desde los 18 años y hasta septiembre de 1993, pudiendo abonarse los aportes adeudados hasta en 60 cuotas. Sólo debe abonarse la primera cuota y las restantes cuotas las deducirá directamente el Anses del beneficio jubilatorio.

La mayor problemática se genera cuando las personas alcanzan la edad pero no poseen ningún tipo de aportes con posterioridad a septiembre de 1993. En este caso, las mujeres de 60 años y los hombres de 65 anos, deberán completar los aportes faltantes, según cada necesidad. En muchas ocasiones con la sola moratoria de aportes no alcanza a cubrir el mínimo de aportes requeridos. Hasta abril de 2010, para poder completar los 30 años de aportes las personas declaraban haber trabajado bajo el régimen de servicio doméstico, fecha a partir de la cual ANSeS modificó sus exigencias con respecto a dicha actividad, solicitando que las personas denuncien su empleador, para luego enviar una verificación para corroborar el desempeño de dichos servicios. Estos nuevos requerimientos, generaron un número altísimo de beneficios rechazados, porque no se reconocieron periodos declarados como servicio doméstico. Hoy el único modo de completar los años de servicios con posterioridad a  septiembre de 1993, es adherirse como monotributista o autónomo y abonar en forma mensual. Asimismo el transcurso del tiempo resulta conveniente, al poder compensar el exceso de edad con la falta de servicios, en la proporción de 2 años de edad excedente con 1 año de servicios faltante.

¿Puedo jubilarme antes de la edad requerida?

Si, solo en los casos en los que se prevé una edad menor, debido al carácter insalubre de la tarea; de otra forma es imposible acceder a la jubilación en forma anticipada.

¿Qué ocurre si no tengo los años de servicio requeridos?

En la actualidad existe para la mayoría de los casos la posibilidad de acceder al beneficio mediante la incorporación a la moratoria de trabajadores autónomos. Es necesario hacer una evaluación de cada caso en particular.

¿Qué ocurre si ya sé que no tengo, ni voy a tener, los servicios?

En muchos casos, se puede saber con anticipación si se reúnen los años de requerido, anticipándose a la solución del problema, incorporándose a la moratoria de trabajadores autónomos.

¿Cómo funciona la jubilación sin aportes o con pocos aportes?

A través de la moratoria de carácter permanente, se completan los años de aportes faltantes para cumplir con los 30 requeridos por ley, pudiendo adquirir desde 1 año hasta los 30, tal como lo permite la Ley 24.476.

¿Quiénes pueden obtener una jubilación sin aportes?

Mujeres que actualmente tengan 60 años de edad y hombres con 65 años de edad y  no puedan acreditar 30 años de aportes.

¿Qué monto alcanza el haber de la jubilación sin aportes?

Se percibe un haber mensual que corresponde al haber mínimo vigente, a partir del mes de marzo de 2014, $ 2757.

¿La jubilación con moratoria tiene descuentos?

Sí, el descuento por obra social, y el de la moratoria. La moratoria se descuenta durante 60 meses (plazo máximo), descontando del beneficio, el importe correspondiente de la moratoria.

Servicios ofrecidos:

>Evaluación general de la situación previsional a fin de establecer si se cumple con los servicios requeridos.

>Estimación de los servicios con los que contará al momento de cumplir la edad jubilatoria. >En estos casos nuestros servicios incluyen el análisis de la posibilidad de incorporación al plan de facilidades de pago que mejor convenga al interesado.

>Elaboramos el plan de facilidades de pago, en caso de ser necesario (SICAM).

>Tramitamos los beneficios previsionales, seguimiento, control de la primera liquidación, presentación de recursos administrativos, en caso de error en la determinación del derecho o el haber.

>Valoramos la posibilidad de inicio de un reajuste del haber en sede judicial.