La osteoporosis causa fragilidad en los huesos

La osteoporosis es una enfermedad que provoca una acentuada pérdida de masa ósea, causando deterioro de los huesos. Y atención: se la llama enfermedad silenciosa, porque la gran mayoría no sabe que la padece. Comienza a manifestarse durante la menopausia, cuando disminuye la actividad hormonal y los huesos empiezan a debilitarse.

Los huesos, cuando están afectados por la osteoporosis, son frágiles y se fracturan con facilidad, especialmente los de la cadera, columna vertebral y muñeca.

Desde la niñez se puede empezar a prevenir mediante el ejercicio físico y la ingesta de alimentos con alto contenido de calcio. El cigarrillo, los medicamentos con corticoides y el sedentarismo se encuentran entre los principales factores de riesgo.

Con un sencillo estudio se puede diagnosticar la osteoporosis, y son múltiples los tratamientos para atenuar su avance.

El principal riesgo que corren los pacientes con osteoporosis es el de sufrir fracturas, como consecuencias de caídas o hasta de simples movimientos.

Por ello es importante tomar precauciones para evitar accidentes que terminen en una caída que pueda provocar fractura de huesos. Las principales causas de las caídas son: 1) los problemas para mantener el equilibrio, 2) el uso de medicamentos que afectan el equilibrio, 3) la visión defectuosa, 4) la escasa tonicidad muscular, 5) obstáculos como muebles, pisos resbaladizos e iluminación deficiente.

Las recomendaciones para evitar esas temibles caídas son muchas, y deben ir acompañadas por algunos cambios de costumbres no muy complicados. El primer paso es que la persona esté al tanto de su propio estado de salud, y que identifique aquellas complicaciones que pueden aumentar la probabilidad de caídas.

Realice actividad física periódicamente, dado que ayuda a fortalecer los músculos y a mejorar los reflejos.

Limite el consumo de alcohol. Una copa de vino puede causar pérdida de equilibrio y disminuir la capacidad de reacción ante una caída.

No se ponga de pie bruscamente, especialmente después de comer, dormir o estar acostado, y si su presión arterial suele ser baja.

Los cuidados deben empezar en casa, por el exceso de confianza por ser el lugar más conocido. En escaleras. En lugares públicos. Tener en cuenta y recordar: El apuro es un aliado de las caídas.