Beneficio de pensión

Por la Dra. Marcela Gómez – “Estudio Jurídico Previsional”

Las pensiones por fallecimiento se dividen en dos grupos: directas y derivadas. La pensión por fallecimiento directa abarca a los causantes que se encontraban trabajando hasta la fecha de su muerte; mientras que las otras corresponden a los causahabientes que estaban percibiendo un beneficio jubilatorio al momento de fallecer. Esta es una prestación que cubre la contingencia por muerte del trabajador, del jubilado y del beneficiario de Retiro por Invalidez.

Quiénes son los derechohabientes en una Pensión? • Viuda/o o conviviente: por toda la vida. El concubino del causante deberá probar haber convivido 5 años antes de la muerte del causante. Ese período se reduce a 2 años cuando hay hijos reconocidos por los dos concubinos; • Hijos: hasta los 18 años; • Hijos con discapacidad sin límite de edad, si al momento del fallecimiento del afiliado se encontrase incapacitado para el trabajo y a cargo del causante o incapacitados a la fecha en que cumplieran 18 años: por toda la vida.

El monto de la prestación surge calculando el promedio de las remuneraciones o rentas por las que aportó el trabajador fallecido en los 60 meses en los que hubo obligación de efectuar aportes, anteriores a la fecha de fallecimiento.

Sobre este promedio se calcula la prestación de referencia del causante, aplicando el porcentaje en virtud de la calidad de aportante. Para ello el porcentaje a aplicar es aportante regular 70% e irregular con derecho 50%. El aportante irregular que no cumpla con alguno de estos requisitos es considerado aportante irregular sin derecho y no tiene acceso al beneficio de pensión o de invalidez, aún habiendo alcanzado un porcentaje invalidante superior al 66%.

Requisitos: Cumplir con la condición de aportante regular o irregular. Calidad de Aportante Regular.

Se considera aportante regular a aquella persona que realizó aportes durante 30 meses y 36 meses anteriores a su fallecimiento.

Es necesario probar la cantidad mínima de años de servicios solicitados por el régimen común (30 años) o diferencial según la ley en la que se incluyan a fin de poder acceder a PBU/ PC/ PAP. Si no se cumple este requisito será posible completar los 30 años de aportes a través de la adhesión a la moratoria Ley 24.476.

Calidad de Aportante Irregular con Derecho. Para solicitar la pensión por fallecimiento sin aportes regulares se requiere haber realizado aportes durante 18 meses de los 36 meses anteriores a la muerte del causante.

El afiliado en relación de dependencia o autónomo que reúna la mitad de los años de servicios requeridos por el régimen común o diferencial, podrá acceder a la PBU/ PC/ PAP, mientras pruebe el pago de los aportes y registre (dentro de los 60 meses previos a la muerte del causante) 12 meses de retenciones previsionales. Si no reúne este 50% podrá completarlo adhiriéndose a la moratoria Ley 24.476, mientras pruebe el pago de 12 meses de aportes realizados durante los 60 meses previos al fallecimiento.

A los fines de acreditar la condición de aportante regular o irregular con derecho, deberán tenerse como servicios con aportes para el trabajador autónomo, el ingreso de las cotizaciones pertinentes en tiempo y forma.

Nuestros servicios: • Evaluación de la situación previsional a fin de establecer si se cumple con la condición de regularidad.

• Elaboramos el plan de facilidades de pago, en caso de ser necesario y posible recurrir a la moratoria de autónomos para acceder al beneficio.

• Gestionamos el trámite previsional, realizamos su seguimiento y el control de la primera liquidación, y generamos la presentación de recursos administrativos, en caso de error en la determinación del derecho o el haber.

• Estimamos e informamos, la posibilidad de un reajuste en sede judicial del haber a los efectos de contar con un haber jubilatorio superior, en base a fallos preexistentes

Por medio de la Resolución DE Nº 671 publicada en el año 2008, ANSES incluyó a los concubinos del mismo sexo (en los alcances del artículo 53 de la Ley Nº 24.241) como personas que tienen derecho a acceder a una pensión derivada por fallecimiento del causante. La convivencia deberá acreditarse según lo establecido por el Decreto Nº 1290/94.