50 cosas que usted puede hacer para salvar su vida
(entre ellas, saber hacer RCP)

Entre las cosas simples para poner en práctica, este libro contiene: Busque sus raíces, una manzana al día, controlar la presión sanguínea, inmunizarse, examen Papanicolaou, exámenes de mamas, mantenerse activo, usar cinturón de seguridad, contrólese el colesterol, coma fibras, camine para hacer ejercicio, infórmese acerca del Sida.

Otras de las 50 cosas: Las bebidas y el manejar, evitar las grasas, conocer los riesgos de un ataque cardíaco, manejar con cuidado, dormir bien de noche, ser sociable, cáncer colorrectal, examínese la próstata, prevenga caídas, cómo manejar el estrés, deje de fumar, aprenda a hacer RCP (Reanimación Cardio Pulmonar).

Muchas personas afectadas por un severo cuadro de enfermedades de la arteria coronaria pueden salvar su vida si reciben inmediata atención. Por ello es importante la capacitación de la población en RCP (reanimación cardiopulmonar), especialmente en escuelas, lugares de trabajo y de concurrencia masiva. D+onde la actuación de un testigo circunstancial puede salvar una vida. También se recomienda la inclusión de desfibriladores en lugares públicos y masivos.

Cuando el corazón y la respiración de una persona se detienen, pueden pasar de 4 a 8 minutos antes de que la víctima sufra daño cerebral y muera. La RCP ahorra un tiempo precioso al mantener la sangre y el oxígeno circulando por el cuerpo hasta que pueda ser reanimada. La RCP aumenta las probabilidades de que la víctima luego pueda ser reanimada, manteniendo la sangre circulando artificialmente hasta que llegue la ambulancia.

Hasta aquí, es una nota basada en el libro “50 cosas que usted puede hacer para salvar su vida”, Escuela de Salud Pública de la Universidad de California, Los Ángeles, Emecé Editores, 1994.

Si ve colapsar a un adolescente o adulto, es importante actuar con rapidez. Ayudar a salvar una vida es más fácil de lo que se piensa: inicie la RCP con las manos. No tenga miedo de intentarlo.

El primer paso es llamar al 911 para solicitar ayuda. Luego dirigirse directamente sobre la víctima, acostada boca arriba, colocar la prominencia (palmar) de una mano en el centro del pecho y luego ubicar la otra mano en la parte superior de la primera mano. A continuación presionar fuerte y rápido en el centro del pecho, hasta que llegue la ayuda. Es importante presionar a una velocidad de por lo menos 100 latidos por minuto, que es aproximadamente el mismo ritmo de la canción “Stayin alive” (de Bee Gees).

Un corto video instructivo oficial de la American Heart Association puede verse en http://www.youtube.com/watch?v=9qRnJ4fwZsk

Por capacitación y cobertura de eventos, comunicarse a Cruz Roja Argentina, 4952-7200, int. 214 / 123.