Los secretos familiares
“De eso no se habla...”

                Por:  Lic. Mónica Cersósimo – Psicóloga (M.N. 16566)

 

¿En todas las familias hay secretos?

No lo podemos asegurar, y depende de la historia de cada familia, de los vínculos y de la confianza mutua.

Por lo general, los secretos tienen que ver con el origen de cada familia, con la muerte, con las enfermedades y con el sexo.

Hay secretos placenteros que ocultan por un tiempo buenas noticias, tales como fiestas, viajes de placer, nacimientos, etc.; y hay otros que encierran noticias que pueden ser nocivas según la creencia de la familia que lo sostiene. En estos casos se pueden considerar los temas relacionados con la adopción, con los hijos ilegítimos, y con determinadas enfermedades, entre otros, que pueden originar cierta vergüenza pensando en el qué dirán.

También debemos considerar los secretos que esconden situaciones de violencia por temor a una venganza y llevan a la víctima a una situación de desesperación y la privan de toda ayuda exterior.

Cuando los secretos se transmiten de generación en generación, cada vez resulta más difícil hablarlos. El “de eso no se habla” genera cierto malestar que, en ocasiones, se convierte en reacciones hostiles, rabia, problemas familiares, desconfianza, etc.

A veces, cuando algún miembro de la familia habla y rompe el secreto, pueden pasar dos cosas: agradecimiento porque alguien lo pudo hablar, con la consiguiente sensación de alivio, o enojo porque esa persona descubrió aquello de lo que estaba prohibido hablar.

Los secretos temporarios son aquellos en los cuales se debe esperar el momento oportuno para revelarlos. Cuando es un tema para con los hijos, deben ser sus padres los indicados para hablarlo.

Lo no hablado, o sea el secreto, genera de por sí ansiedad. En cambio, todo aquello que puede ser dicho, y que se dice, trae aparejada una sensación de alivio.

En ocasiones se requiere la ayuda de un profesional para plantear el tema y buscar la mejor manera de comunicarlo.

Hay que ser muy cuidadoso en esta cuestión, para que todo el entorno pueda asimilar la noticia y aceptarla.