Diferencia entre dieta vegetariana
y dieta vegana

Los vegetarianos no comen carne, incluido pollo y pescado. Sin embargo consumen los productos animales que no ocasionan la muerte del animal; entonces la dieta vegetariana puede incluir leche, manteca, yogur, queso, huevo, miel, entre otros.

En cambio, los veganos, además de no comer carne, no consumen ningún producto obtenido de los animales. No comen ningún producto animal: carne, huevo, leche y productos lácteos, gelatina e inclusive miel de abeja; cualquier alimento que tenga origen animal se rechaza en la dieta vegana.

Los veganos comen principalmente frutas y verduras, arroz y otros granos, y frutos secos. Los frijoles, lentejas y soja proveen la proteína necesaria para tener una alimentación equilibrada; los aceites vegetales, palta y frutos secos, aportan calorías y grasas para mantener buena salud.

No hay evidencias ni artículos científicos controlados que afirmen que eliminar la carne o el pescado de una dieta la haga más saludable. Al contrario, la supresión de las vitaminas y nutrientes que provienen de los productos animales son necesarios para una dieta equilibrada.

Una alimentación vegetariana o vegana no necesariamente tiene efecto beneficioso sobre la salud. Suele decirse que los vegetarianos gozan de mejor salud; ello se debe básicamente a que los vegetarianos y veganos suelen llevar un estilo de vida más saludable en general.

De las múltiples carencias nutritivas que resultan del veganismo, la más preocupante es la ausencia de Vitamina B12, un nutriente decisivo en muchas de tareas de nuestro organismo como la formación de los glóbulos rojos y el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Esta vitamina se encuentra en la carne, pescado, leche, huevos; precisamente los alimentos prohibidos para cualquier vegano estricto. No se encuentra en ningún vegetal.

La carencia de vitamina B12 provoca serios problemas de salud y puede degenerar en anemias y enfermedades relacionadas con el sistema nervioso. Los médicos rechazan las dietas veganas en bebes y niños, ya que en estas fases de crecimiento pueden ocasionar severos problemas de salud e incluso han habido fallecimientos de bebés por anemia asociada a veganismo.

Una alimentación vegana solamente es saludable cuando se tienen en cuenta y se respetan una serie de reglas.

Existen 7 reglas de oro de la alimentación vegana a respetar: 1) Lo más importante: alimentarse de la forma más variada posible. 2) Tomar un complemento alimenticio de vitamina B12 y, en invierno, eventualmente de vitamina D. 3) Tomar en las comidas una bebida con alto contenido en vitamina C para optimizar la asimilación de hierro. 4) Evitar el consumo de azúcares refinados y harinas blancas. 5) Restringir la cantidad de aceites y grasas adicionales (si se padecen enfermedades cardíacas, evitar completamente su consumo). 6) Restringir los alimentos elaborados de forma industrial. 7) Dar preferencia a las frutas, verduras, legumbres y alimentos integrales.  .

Es importante seguir una dieta equilibrada, con las dosis adecuadas de todo tipo de alimentos. A esto hay que incluir también hábitos como dejar el tabaco, realizar ejercicio frecuente, restringir el consumo de alcohol.