Cómo evitar inflamación del vientre

El vientre puede estar inflamado por excesiva acumulación de gases, por comer en exceso o, tal vez, por alguna enfermedad.

La inflamación del vientre puede registrarse por diversos factores como los siguientes:

Consumo en exceso de alimentos ricos en grasas. Ingesta de bebidas gaseosas. Comer demasiado rápido. Masticar chicle o comer caramelos. Altos niveles de estrés o ansiedad. Fumar. Infección gastrointestinal. Síndrome de intestino irritable. Intolerancia a algún alimento como a la lactosa o gluten

Es importante ingerir los alimentos lentamente, reducir el estrés emocional, incrementar la cantidad de fibra en la dieta; evitar los alimentos que causan inflamación como frijoles, brócoli, entre otros.

Comer lento. Ingerir alimentos rápido reduce la segregación de las hormonas que generan la sensación de saciedad, lo cual lleva a comer en exceso. Darse tiempo y disfrutar de cada bocado.

Masticar lentamente. Esta medida es clave para evitar la inflamación del vientre. Triturar los alimentos hasta que queden como puré antes de tragarlos. De esta manera se logra una mejor digestión.

La sal es el principal culpable de la inflamación y retención de líquidos.

El agua natural es lo mejor para eliminar las toxinas y la grasa del cuerpo. También previene la retención de líquidos y aumenta la sensación de saciedad. Puede complementarse con alguna fruta, sin endulzar.

Realizar alguna actividad física.

Llevar una dieta equilibrada, libre de azúcar, almidón y alcohol.

Si la inflamación permanece o empeora, lo mejor es acudir a un especialista para descartar alguna enfermedad seria.