El arte de tomar decisiones

        Por la Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga (M.N. 16566)

A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a la toma de decisiones, algunas simples y otras nos colocan en una encrucijada.

Estas últimas nos ponen en una difícil posición donde nos asalta el temor a equivocarnos y el miedo a perder.

Cuando elijo, gano y pierdo: gano el objeto de mi elección, y pierdo lo que no fue elegido.

La elección implica un camino a seguir, abandonando los otros. Se necesita valor para elegir cuando se trata de temas importantes.

Todos los días tomamos decisiones, aunque algunas no parezcan muy importantes y a veces no hacen nada frente a una determinada situación también es una decisión.

En ocasiones tomamos decisiones teniendo en cuenta lo que pensarán los demás y/o teniendo en cuenta los riesgos.

Tomar decisiones no es nada fácil, es un arte. Es todo un proceso a través del cual elegimos entre varias opciones para resolver diferentes situaciones, ya sea a nivel familiar, laboral, social, etc.

Una decisión es el resultado de un proceso mental y cognitivo.

La poca capacidad para tomar decisiones es uno de los problemas que más inconvenientes causan a la hora del desarrollo personal y profesional.

Por miedo a equivocarse muchas veces no se toman las decisiones y se deriva esa responsabilidad a otra persona.

La toma de decisiones es todo un aprendizaje que tiene que ver con la propia seguridad y confianza en uno mismo.

Si bien todos nos podemos equivocar, debemos perder el miedo para poder elegir sin temor.

Como el hombre es libre, el hombre elige.

Todo lo que hace en su vida por su propia decisión, es una elección.