Cada momento de la vida es único
Aprendamos a disfrutarlo

            Por la Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga (M.N. 16566)

A veces pasamos la vida buscando el reconocimiento de los otros y pensando que sólo valemos si los demás así lo dicen o lo demuestran. Pero tampoco es cuestión de que vivamos indiferentes al mundo que nos rodea.

Somos seres humanos que nacemos, crecemos y vivimos dentro de una sociedad y necesitamos de la misma pero en su justa medida.

Vivamos bien los distintos momentos de nuestra vida, y disfrutemos de cada de uno de ellos.

Ayudemos a nuestros niños para que crezcan felices, enseñemos y acompañemos a nuestros jóvenes para que sean personas de bien, cuidemos a nuestros mayores, pero no nos olvidemos de nosotros que debemos disfrutar con ellos de cada una de esas etapas.

Hagamos un buen uso de nuestra vida aprovechando al máximo cada momento.

En la medida en que nuestras actitudes sean útiles a nosotros y a los demás, ya sea ayudando, sonriendo o amando, veremos la felicidad en los otros y también nosotros seremos felices de hacerlo.

Las complejidades de la vida moderna nos hacen olvidar de lo que es disfrutar de la vida cotidiana.

No hay fórmula mágica, pero cuando aprendemos a aceptar las circunstancias que se nos presentan, las situaciones problemáticas empiezan a suavizarse.

Debemos dejar de lado los lamentos y ver lo bueno que pasa a nuestro alrededor, dejando de lado las quejas. Tengamos en cuenta que en muchas ocasiones el problema no son las cosas sino lo que nosotros pensamos acerca de ellas.

De cada circunstancia conflictiva siempre se aprende algo, y de cada bajón anímico tenemos que sacar fuerzas para superarlo.

Los problemas siempre tienen una solución y también nos dejan una enseñanza.

A veces el pasado nos tiene atrapados y nos inmoviliza, pero el momento para disfrutar es hoy, y es único, y merece ser disfrutado.