El cuerpo habla a través de los síntomas

           por la  Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga (M.N. 16566)

¿Por qué debemos estar atentos a los síntomas?

Porque los síntomas pueden ser considerados la cara visible de casi todas las enfermedades, son como una señal de alarma que nos avisa para estar atentos y tomar las medidas necesarias para atender lo antes posible las irregularidades que tienen que ver con nuestra salud.

El síntoma es la primera herramienta con que contamos para detectar alguna anomalía y, por lo tanto, su aparición debe ser tenida muy en cuenta para ocuparnos y poder así volver al equilibrio orgánico y recuperar la salud.

Los síntomas son ajenos a nuestra voluntad pero aparecen para “salvarnos” produciendo malestares que nos llevan a la consulta con el médico.

Debemos diferenciar síntoma de signo clínico: el síntoma (dolor, mareo, náuseas, somnolencia, etc.) es subjetivo de cada persona, y el signo clínico (edema, fiebre, enrojecimiento de una parte del cuerpo, etc.) es objetivo y comprobado por el médico.

El síntoma nos sorprende y siempre nos parece inoportuno porque nos incomoda pero, gracias a él, nos enteramos de que algo nos está pasando.

Lamentablemente hay enfermedades silenciosas, que no avisan y que cuando se las detecta ya su estado es avanzado y son las llamadas enfermedades asintomáticas.

Es por esto que debemos recurrir esporádicamente a nuestro médico para un chequeo general.

Para finalizar, podemos decir que, de alguna manera, y aunque no sean de nuestro agrado, los síntomas se portan como “aliados” para el cuidado de nuestra salud.

Debemos aprender a cuidarnos y a escuchar a nuestro cuerpo, porque ésa es la mejor forma de querernos.