José Canet

Jose Canet nació el 15 de diciembre de 1915, en la ciudad de Buenos Aires.

A eso de los 12 años escuchó a Ignacio Corsini, uno de los más importantes cantores nacionales, tan en auge por aquel tiempo, y quedó admirado por las virtudes como instrumentistas que tenían los que acompañaban a Corsini con sus guitarras.

En esa época vivía en el barrio de La Paternal. Un amigo, un poco mayor que él, con quien iba a pescar al arroyo Maldonado se llamaba Piero Hugo Bruno Fontana, fue luego muy famoso aquí y en el exterior cantando y actuando, con un nombre artístico: Hugo Del Carril.

Como decíamos, el influjo de Corsini y sus guitarristas, le dieron ganas de hacer eso, y así se encaminó a entreverarse con los secretos del ancestral instrumento de seis cuerdas.

La dedicación al estudio lo llevó a que en 1933 empezase a trabajar ya profesionalmente, en el acompañamiento del cantor Santiago Devin; las otras guitarras estaban a cargo de Alonso, Arana y Arrieta. Otras labores que realizó por aquellos tiempos fue acompañar a Fernando Díaz y a Dorita Davis. También fue parte del elenco de Radio Stentor.

Más adelante se unió laboralmente con Alberto Gómez, cantor con quien compartirá una trayectoria de 30 años. Juntos recorrieron muchos países de América. En Cuba lograron un éxito arrollador, realizando varios giras y muchas grabaciones. Un dato interesante es que fue durante esos viajes cuando Canet compuso dos de sus tangos más famosos: “La abandoné y no sabía”, en Chile en 1943 y “Tarde” en Caracas (Venezuela), en 1947.

Con el tiempo llegó a acompañar a muchos cantores: Oscar Alonso, Roberto Medina, Guillermo Rico, Jorge Vidal, Alberto Marino, Alfredo Dalton, Mariano Leyes, Gloria Díaz, y otros.

Entre 1951 y 1952 estuvo en Córdoba, actuando en la emisora radial LV3 junto al violinista Abel Lizarrago. Los presentaban como La Guitarra Viajera y el Violín Romántico.

Unos años después trabaja en Radio Belgrano, como solista de guitarra. En 1959, forma el Quinteto Garufa, compuesto por bandoneón, dos guitarras, violín y contrabajo; el canto estaba a cargo de Héctor Alvarado. Hacían un tango muy milonguero y picante y, entre otros temas, grabaron “De puro curda”, “Así se baila el tango”, “Llegó el baiango” y “Churrasca”.

Durante el segundo lustro de los años ‘60 tuvo su propio local: “El Rincón de José Canet”, en el sótano de Callao 451.

En 1972, convence a Nelly Omar para que vuelva al canto; así, desde aquel 27 de julio en que se dio el preciado regreso, fueron muchísimas presentaciones, durante años.

En el año 1981, Canet sufre una hemiplejia, por lo que debe abandonar la actividad. Hasta ese momento, durante todos esos años, Nelly Omar con el acompañamiento de José Canet hacen muchas grabaciones. Entre ellas mencionaremos “Melodía de arrabal”, “Y dicen que no te quiero”, “Mano blanca”, “Barrio pobre”, “Casualidad y amor”.

El periodista, conductor radial, presentador, coleccionista y estudioso del tango Oscar del Priore define a José Canet como “el prototipo del clásico guitarrista tanguero, dispuesto siempre a unir su guitarra a una voz de tango. Sus influencias se remontan al estilo de los acompañantes de Gardel, Magaldi y Corsini”. También consigna un interesante dato: que en muchas de sus actuaciones agregó al trío o cuarteto de guitarras otros instrumentos de cuerda: contrabajo, violines y violonchelo.

Además de sus éxitos como intérprete de guitarras y como director de conjuntos, José Canet se ganó su lugar en la historia grande del tango merced a su trabajo creativo como compositor y como autor. Sus creaciones más resonantes fueron: “Me besó y se fue” (vals), y los tangos “Sigo queriéndote igual”, “Tarde”, “La abandoné y no sabía”, “Hoy al recordarla”, “Y dicen que no te quiero”, todos con letra propia. También “Mi bolita cachuza”, “Los cosos de al lao” (en colaboración con el violinista

Marcos Larrosa), “De seis a siete”, “Serpentinas de esperanza”, “Julián Centeya” (milonga), “Amar y callar” (con letra de Nelly Omar).

Otros temas que compuso fueron “Perdón”, “Este corazón”, “Negra mía”, “A duras penas”, “Sueño de Pierrot”.

José Canet falleció el 10 de marzo de 1984. Tras su muerte, Nelly Omar dijo: "Pocas veces me sentí tan bien acompañada profesionalmente como con José, porque él no se quedaba en la fachada del tango, sino que calaba hondo en los sentimientos".

Fuente principal: la nota de Oscar del Priore que se puede encontrar en www.todotango.com