Juan Carlos Godoy

Juan Carlos Godoy nació el 21 de agosto de 1922 en la ciudad de Campana. Su nombre real, de nacimiento, era Aníbal Llanes. El nombre artístico llegaría muchos años después.

De chico vio una presentación de Carlos Gardel en Campana. Recordaba que Gardel cantó sentado, con los guitarristas detrás suyo. Un tiempo antes había llegado a esa ciudad Agustín Magaldi, pero un cuadro de disfonía no le permitió cantar. Este recordado cantor tenía mucha pinta, y el solo hecho de que estaba presente y hablando alcanzó para que el público quedase conforme. Sin dudas, por ese tiempo al pibe le empezó a llamar la atención el tango.

Un par de años después, apenas entrando a la adolescencia, pasaba el rato cantando con otros muchachos. Tiempo después, trabajando en una chacra, cuando llegaba la cosecha de maíz había mucha más gente que se quedaba a dormir allí, y entonces por las noches solían cantar; el jovencito interpretaba temas criollos.

En 1936 vino con su familia a Buenos Aires. Se instalaron en el barrio de La Boca y poco después empezó a trabajar en los talleres del Ministerio de Obras Públicas. Según recordaba, allí su capataz lo incitaba mucho para que cantara, casi que lo presionaba. Y así parte importante de su labor era preparar mate cocido y cantar. Evidentemente, todo en su vida lo empujaba hacia el canto. 

Una vez, incluso, los compañeros hicieron una colecta para que el joven cantor pudiese grabar. Lo recordaba como un grupo unido, que jugaban a la quiniela y las carreras. Estuvo muchos años en ese trabajo, pero el sueldo no le alcanzaba porque cada vez que cobraba tenía que pagar las deudas de juego. Esa ludopatía lo hizo tomar la decisión de renunciar a ese trabajo.

En 1949 entró a trabajar en el Banco Municipal, donde también cantaba en las reuniones. 

Como ya se había casado, pensaba dejar el canto para dedicarse de lleno al trabajo, pero una noche lo llevan a una comida y al terminar, como siempre, lo hicieron cantar. Se le acercó Vicente Salerno, primer violín de la orquesta de Ricardo Tanturi, y le dijo que el maestro estaba probando cantores para acompañar a Elsa Rivas y a Horacio Roca y agregando que la voz que busca podía ser la de él, pero que tiene que probarlo Tanturi. Entonces le dijo que fuese a Radio El Mundo el lunes a las 9 de la noche.

Fue a la radio y dio la prueba. Llevó un tango que ya cantaba Rufino, “Griseta”. Tanturi, después de escucharlo, le dijo que quedaba incorporado a la orquesta. Fueron a comer y le puso el nombre de Juan Carlos Godoy, "Porque Llanos no tiene acentuación", fue lo que le explicó. Al cantor no le gustó, pero igual aceptó.

Era el año 1956, cuando empezó en la Orquesta de Tanturi, pero igual seguía trabajando en el banco, adonde a veces por su nueva actividad llegaba medio dormido. Actuó en el Marabú, la catedral del tango. “La garçonniere” fue el primer tema que cantó con la orquesta y “Decís que no te quiero”, la primera grabación. Luego de dos años se pasó a la orquesta de Alfredo De Angelis.

Ocurrió que se iba Carlos Dante, el gran cantor de la orquesta de De Ángelis, y lo encaró Marvil a la salida del cabaret, diciéndole que había una posibilidad para que él fuese a cantar con De Ángelis. Al pedirle que le explique le aclaró que le habían pedido que lo consultara y lo invitó para ir a la casa del director, en Banfield. 

Una noche fueron a la casa del maestro, en esa ciudad del sur bonaerense. Allí también estaba Oscar Larroca, el otro cantor. En la prueba, De Ángelis lo acompañó con el piano. Cantó el tango “Yo no sé llorar”, que más adelante grabó a dúo con Larroca. El director lo aceptó, pero Godoy quería hablar con Carlos Dante antes de remplazarlo. Le preguntó a Dante si no le molestaba la situación, explicitándole que si le molestaba, él no iba a aceptar entrar a la orquesta. Pero la respuesta fue bien clara: "Si le hablaron a usted vaya tranquilamente, porque yo me voy a dedicar a cantar como solista".

El primer tango que cantó y grabó con la orquesta de Alfredo De Ángelis fue “No culpes al amor” de Juan Pueblito y Roberto Caló. Después se fue Larroca y llegó Roberto Florio, pero los dos tenían el mismo registro (agudo) de voz y entonces no podían cantar a dúo. Cuando llegó Lalo Martel pudo volver a hacer dúos. Godoy recordaba que "cuando apareció el pibe Mancini, fue mejor aún, porque él andaba bien con la guitarra, sabía música y tuvimos muchos éxitos con los discos, aquí y en Colombia. Fue un tiempo muy lindo y exitoso que yo no supe aprovechar económicamente, porque volvía cada tanto a la Argentina para cantar aquí como solista".

Con el gran Aníbal Troilo podría haber cantado, porque una vez, en 1964, cantó con él en la intimidad, ayudándolo a ensayar y, "casualmente", a la semana se acercó Manuel Sucher preguntándole si quería cantar con Troilo, que le había pedido que le hablara. Godoy confiesa que le hubiese gustado mucho ir con Pichuco, porque consideraba que era la mejor orquesta, pero respondió que no. No se podía perder el viaje con De Angelis a Colombia, donde tenía asegurado un dinero importante; algo así como 5.000 dólares, que necesitaba para empezar a pagar un departamento que quería comprar. "Creo que El Gordo me quería para reemplazar a Rufino, pero no pudo ser. Después nos hicimos muy amigos".

Una vez el cantor Ángel Díaz le pasó el tango que había hecho con el hermano, “Se tiran conmigo”. Godoy lo cantaba como primicia, y a la gente le gustaba. Otra vez llegó otro cantor, Alfredo Belusi, y también a él le gustó mucho el tema y se interesó para que lo escuchara el pianista y director José Basso. No fue sencillo, pero convencieron a Godoy de volver a cantar con orquesta, y grabó siete temas con Pepe. Los refuerzos fueron Enrique Francini y Antonio Agri en los violines. ¡Nada menos! Godoy recordaba que al grabar “Melenita de oro”, "en la mitad del tango, cuando venía una armonía de violines y yo entraba haciéndole la segunda, parecía que estaba cantando en el cielo. ¡Era extraordinario!".

Viajó mucho, pero donde más se quedó fue en Colombia. "Eran años en que había que salir del país para ganarse la vida y entonces actué en Nueva York, Miami, Chicago, New Jersey, Denver y Boston, además de Chile y Ecuador".

Estando en Colombia grabó dos discos con el Sexteto Mayor, aunque por razones de contrato con Odeón, en esos discos el grupo figuró como el Sexteto de Luis Stazo.

También hizo un compacto junto a Mariano Mores, Leopoldo Federico, Alberto Podestá y otros amigos, y en el año 2004, grabó “La mariposa” y “Alma en pena”.

En los últimos años Godoy grabó una producción independiente, "Flor de yunta", junto a otro muy buen cantor, Reynaldo Martín.

Juan Carlos Godoy (Aníbal Llanes) falleció el 12 febrero de 2016, en Buenos Aires.

Fuente: esta nota se redactó en base a una entrevista realizada por Roberto Mancini, que se puede encontrar en www.todotango.com