Trastorno Límite de la Personalidad

              Por la Lic. Mónica Cersósimo - Psicóloga (M.N. 16566)

El trastorno límite de la personalidad (TLP) es una patología psiquiátrica por lo cual una persona episodios emocionales inestables o turbulentos.
Las características principales que definen a este trastorno son la inestabilidad y la impulsividad. Se observa que las personas que padecen este trastorno presentan dificultad para controlar sus impulsos (gastos, consumo de sustancias, atracones de comida, etc). y para asumir sus responsabilidades (familiares, laborales, etc).
Una persona con trastorno límite de la personalidad tiene una elevada sensibilidad ante los estímulos, como así también una marcada tendencia a experimentar sus emociones de una manera muy intensa.
Ante estas emociones "muy intensas", suelen tener dificultad para expresarse, y es así como se desencadenan fuertes reacciones de ira frente a estímulos poco significativos.
Se trata de personas muy sensibles ante las situaciones de la vida cotidiana. Manifiestan temor a ser abandonados y enojo ante una separación con alguna persona de su entorno, aunque la misma sea breve. Esto nos habla de la intolerancia a la soledad y, por ende, su gran necesidad de estar acompañados.
La vida social es bastante inestable, ya que presentan cambios de opinión y de humor frecuentemente frente a sus amigos.
Los pacientes con TLP hacen referencia a una falta de sentido o vacío emocional que no pueden llenar con nada.
Este trastorno ocasiona sufrimiento porque después de los episodios de ira o mal genio aparece el sentimiento de pena y culpabilidad que lo lleva a considerarse como malas personas.
El trastorno límite de la personalidad aparece generalmente en la adolescencia o al principio de la edad adulta. No obstante hay que ser muy cuidadoso antes de hacer un diagnóstico en la adolescencia porque las conductas observadas pueden ser propias de esta etapa evolutiva y no por eso ser una patología.
Los pacientes con TLP deben recibir tratamiento psiquiátrico y psicológico. Los medicamentos específicos de acuerdo a cada cuadro resultan eficaces para disminuir la intensidad de los síntomas y que puedan estar de una manera más estable en todos los aspectos, teniendo una mejor calidad de vida.