Temor al rechazo
por la Lic. Mónica Cersósimo – Psicóloga (M. N. 16566)

El miedo al rechazo es el temor que algunos experimentan cuando se sienten evaluados o juzgados por los demás.
Se trata de una situación muy desagradable y difícil de superar cuando se vuelve una costumbre, porque nos conecta con la sensación de ser juzgados.
El miedo de hablar en público es un temor irracional a exponernos y nace de nuestro miedo al rechazo, a no ser aceptado socialmente.
El temor a ser rechazado puede surgir en cualquier situación de la vida cotidiana, como puede ser para el caballero invitar a una dama a salir, intentar vender un producto, pedirle un favor a un desconocido, etc.
La persona que padece este miedo puede reaccionar de 2 maneras:
> Sacrificar sus gustos con tal de ser aceptada.
> Evitar situaciones donde sienta o le parezca que la puedan evaluar.
A nadie le gusta ser rechazado y quizás alguna vez tuvimos ese temor, pero de ahí a paralizarnos por esa sensación hay una gran distancia.
Se debe trabajar para superar y enfrentar esta situación y no dejar de hacer cosas por el miedo al “qué dirán”.
La autoestima es fundamental en todas estas cuestiones, porque si nos sentimos bien con nosotros mismos y nos valoramos, no tenemos que pensar que no le vamos a agradar a los otros y, si así pasara, no tendría que preocuparnos, porque no se puede vivir pensando en agradarle a todo el mundo.
Lo habitual es que todos tengamos algunos miedos, y no hay recetas mágicas para que desaparezcan y lo que debe hacer es actuar a pesar de ellos.
Con el tiempo, y luego de sucesivos enfrentamientos a las distintas situaciones, el temor al rechazo irá disminuyendo poco a poco.
El miedo no desaparece leyendo libros o pidiendo consejos.
El miedo desaparece actuando.