Falleció Carlos Fayt
                  Q. E. P. D.                 

El Dr. Carlos Santiago Fayt  falleciò el 22 de noviembre de 2016. Tenía 98 años.

Había nacido en Salta el 1 de febrero de 1918. Fue abogado, escritor, político, profesor y juez. Con la llegada de la democracia en los ’80, llegó al más alto cargo que se puede llegar en el ámbito judicial: Juez miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina. Durante los años anteriores había ejercido la docencia en diversas universidades y fundaciones del país.

Nació en el seno de una tradicional familia católica salteña, oriunda de la ciudad de Tartagal y de raíces sirio-libanesas; luego se hizo agnóstico.

El Dr. Fayt dijo: “Mi tesis doctoral en la Universidad de Buenos Aires criticaba la reforma constitucional que aprobó Perón en 1949 pero los jurados no me quisieron tomar el examen y tuve que escribir otra tesis. Pero, al margen de ese asunto, siempre me interesó estudiar el peronismo. Al fin de cuentas, yo enseñaba Ciencia Política. Además, siempre critiqué a los partidos que compran votos. Por eso, en un libro de los años 40, en lugar de hablar de la soberanía argentina, hablé de la sobornería argentina. Yo, por mi parte, siempre admiré a los líderes socialistas Nicolás Repetto y Alfredo Palacios, pero me aparté del socialismo en el 58”.

Escribió 35 libros, de los cuales 3 los dedicó a la temática del peronismo, y una saga sobre Historia del Pensamiento Político que abarca desde la Antigua Grecia hasta el siglo XX.

Entre 1963 y 1965, estaba presidiendo la Asociación de Abogados de Buenos Aires cuando el entonces presidente Arturo Illia le ofreció la presidencia de la Corte Suprema. Sin embargo, en aquel momento rechazó la propuesta porque, según él, a la vez le estaban pidiendo que aceptase públicamente la ampliación del número de jueces.

El 21 de diciembre de 1983, con el retorno de la democracia y propuesto por Raúl Alfonsín, fue finalmente nombrado miembro de la Corte y así se mantuvo ininterrumpidamente en su cargo hasta 2015 (durante 32 años, 11 meses y 2 días), ostentando así el récord de permanencia como miembro de la Corte Suprema. Otro juez de la Corte, Enrique Petracchi se mantuvo 30 años, 9 meses y 22 días, entre 1983 y su fallecimiento en 2014.

En 2003 Fayt fue presidente de la Corte por unos meses.

En 2008 recibió el máximo galardón ofrecido por la Fundación Konex, el Premio Konex de Brillante, por su trabajo como Juez en esos últimos 10 años. En 2009 fue distinguido por la Fundación Internacional de Jóvenes Líderes con el premio “Referente de la Humanidad”.

Mantuvo importante enfrentamiento con el Poder Ejecutivo, sobre todo a partir de la Reforma Judicial que impulsó este poder del Estado durante la segunda presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

El Dr. Fayt fue objeto de solicitudes de juicios políticos. “Uno de ellos se debió a que un hombre que entonces era ministro me llamó para pedirme que avalara la pesificación. Ni lo atendí y, al día siguiente, pidieron mi juicio político, sin fundamento alguno. Ahora, la Argentina tiene una verdadera Corte, que todavía tiene bastante por andar, pero por lo menos, en la Argentina se puede decir que hay dos poderes separados”.

El 15 de septiembre de 2015 Fayt presentó su renuncia al cargo de miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, para hacerse efectiva a partir del 11 de diciembre del mismo año, o sea cuando cesó el gobierno del FPV.

Su longevidad y el hecho de que había llegado a su puesto antes de la reforma constitucional de 1994 hicieron que pudiera seguir como juez incluso luego de cumplir los 75 años que marcan la edad jubilatoria de los magistrados.

Fayt, junto a Belluscio, Bossert y Petracchi, formaron el núcleo de aquella minoría que entendía que los deseos del Ejecutivo no debían ser atendidos por el tribunal.

En su discurso de despedida de la Corte, Fayt no dejó dudas, dijo: “Celebren un país libre”.

El actual presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, al enterarse del fallecimiento de Carlos Fayt este 22 de noviembre, dijo: “Siempre pensó más en el país que en las cuestiones personales. Tuvimos una integración muy grande con él y por eso este dolor que tenemos”. Y la actual vicepresidenta de la Corte, Elena Highton de Nolasco, se expresó así: “Lo estábamos extrañando desde que se fue" y lo recordó como "un hombre importante y de muy buen humor”.