Héctor Stamponi

Héctor Luciano Stamponi nació en Campana, provincia de Buenos Aires, el 24 de diciembre de 1916. Estudió piano con Esther Coltelli.

Realizó estudios musicales con el maestro Juan Elhert. Fue este mismo músico alemán, radicado en Zárate, quien lo integró a un pequeño conjunto que dirigía, donde además tocaban Enrique Francini, Armando Pontier, Cristóbal Herreros, los que con el tiempo también llegaron a desarrollar importantes trayectorias en el tango. Se trasladan a Buenos Aires, presentándose en una famosa matiné de la época (1936). Pronto las carreras artísticas de estos músicos tomarían distintos rumbos. Stamponi, Francini y Pontier forman un trío de acompañamiento de los artistas de Radio Argentina.

Héctor Stamponi toca el piano en la orquesta dirigida por el bandoneonista Federico Scorticatti, que actuaba en radio Stentor, en la temporada 1937/38. Era la misma agrupación que por entonces grababa bajo la denominación de Orquesta Típica Victor.

Desvinculado de ese conjunto, Stamponi tiene un breve pasaje por la orquesta de Miguel Caló, durante el cual no llega a grabar discos. Se dedica a la orquestación.

En 1943 fue el pianista de la orquesta de Antonio Rodio. Pero esto tampoco duró mucho tiempo: pronto realizó un viaje a Centroamérica como acompañante de la cancionista Amanda Ledesma. Se quedó en México, donde compuso música para películas.

 

Al regresar a Buenos Aires inicia estudios con el maestro Alberto Ginastera (armonía) y Julián Bautista (composición), en 1946, y forma una orquesta típica para cumplir un contrato para grabar discos Víctor. Los cantores fueron Alberto Drames y Alfredo Arrocha, pero primero cantó Guillermo Arbós; el mismo que alcanzó repercusión en el dúo criollo Arbós-Narváez, junto a Remberto Narváez. El ciclo de grabaciones para la Víctor culminó en 1949.  

 

Luego Stamponi continúa siendo solista de piano, acompañante e instrumentador. Los más importantes intérpretes buscaron su colaboración.

 

En 1953 vuelve  trabajar con Enrique Francini, encarnando una nueva versión de un dueto instrumental clásico del tango, que ya tenía muy buenos antecedentes: piano-violín. En algunas ocasiones se agregaba otro excelente músico: el violoncelista José Bragato.

 

En 1959 pianista y violinista siguen trabajando juntos, pero con el conjunto Los Violines de Oro del Tango, que ellos mismos dirigían. Lo integraban además el contrabajo de Enrique “Kicho” Díaz y los violinistas José Niesov, Adolfo Gendelman, Vicente Tagliacozzo, Simón Bajour, Luis Gutiérrez del Barrio, Hugo Baralis y Juan Ghirlanda.

 

Al mismo tiempo forma un gran conjunto para respaldar un disco larga duración del cantor Edmundo Rivero; entre los músicos había figuras de especial valía, como el violinista Raúl Marcelli, el bandoneón de Mario Demarco, Kicho Díaz en contrabajo, Mario Lalli en viola y José Bragato en violonchelo.

 

En 1960 convocó a otro selecto grupo de músicos para acompañar al cantor Raúl Lavié en grabaciones de la discográfica PK. Pero entre los cantados brindaron a los oyentes también un gran tango instrumental de Mario Demarco: “Solfeando”.

 

En 1962, continuando labores con la compañía PK, se agrupó con Mario Arroyo, Horacio Ferrer, Jorge Seijo y Luis Adolfo Sierra para grabar un disco de tangos interpretados por su piano.

Fue un disco muy especial, con versiones en piano solo de cuatro temas compuestos por el gran Adolfo Ábalos: “En pleno Nueva York”, “Al Buenos Aires de las 3 de la mañana”, “Para cantor y orquesta” y “Para recordar”. Adolfo Ábalos (pianista de los “Hermanos Ábalos”) fue un referente principales de los folcloristas argentinos, pero tenía también amor por el tango, y en algunos casos puntuales ofreció generosamente a este su inspiración creatividad.

 

Al año siguiente realiza la musicalización de la película “Carlos Gardel. Historia de un ídolo”. Forma luego varios conjuntos para actuaciones públicas y radiales, y tuvo a su cargo la música de la obra de Cátulo Castillo “Cielo de barrilete”.

 

En 1963 le otorgan el primer premio en el concurso de tangos Odol, por “El último café”, el romántico tango con letra de Cátulo Castillo.

 

La labor autoral de Héctor Stamponi había comenzado con el tango “Inquietud” en colaboración con Enrique Francini y letra de Oscar Rubens, grabado por la orquesta de Osvaldo Fresedo con el estribillo cantado por Ricardo Ruiz en julio de 1939.

 

Entre sus tangos instrumentales se encuentran “Festejador” (1951), “Romance y tango” (1952), “Yunquitango” (1956) y entre los tango cantables con mayor repercusión popular “Junto a tu corazón” (1942, compuesto con Francini, letra de José M. Contursi), “Triste comedia” (1949, con letra de Oscar Rubens), “Perdóname” (con letra de Cátulo Castillo), “Alguien” (1956, con letra de Eugenio Majul), “Quedémonos aquí” (con letra de Homero Expósito), “Yo quería ser feliz” (música y letra suyas), “Llamarada pasional” (con letra de Tita Merello), “Cuando cuentes la historia de tu vida” (música y letra suyas), “El trompo azul” (con letra de Cátulo Castillo),  “Ventanal” (con letra de Cátulo), “Canción de Ave María” (con letra de Cátulo), Soy un circo” (con letra de Horacio Ferrer). También “Qué me van a hablar de amor”, con letra de Homero Expósito, cuya versión emblemática es la del recordado Julio Sosa (con grabación de 1963).

 

Héctor Stamponi también creó algunos de los más hermosos valses, con una impronta muy personal: “Flor de lino” (1947, con letra de Homero Expósito), “Pedacito de cielo” (1942, compuesto con Francini, letra de Homero Expósito) y  “Delantal” (con letra de Cátulo Castillo) y “Caricias perdidas” (con letra de Carlos Bahr). También Un momento”, que en este caso le pertenecen a Stamponi tanto la música como la letra.

 

Las obras compuestas por Stamponi que han llegado al disco superan el medio centenar.

Durante los carnavales de 1964 llevó la orquesta Francini-Stamponi a la ciudad de Rosario, donde hicieron presentaciones en el Club Provincial junto con el bandoneonista baigorrense Rodolfo “Cholo” Montironi.

 

Fue director de la orquesta estable de Caño 14, que fue un importante local tanguero, y formó parte del elenco desde que se fundó (1963) hasta su desaparición. Durante varias temporadas también, en el mismo sitio, formó binomio con Enrique Mario Francini, con mucho éxito. Y fue director de los conjuntos que acompañaron a Roberto Goyeneche, Alberto Marino, Nelly Vázquez, Hugo Marcel, Alba Solís, Jorge Sobral, María Graña, Rubén Juárez y Raúl Lavié, entre otros. En su paso por Caño 14 Hugo Del Carril, a expreso pedido de él, lo tuvo como director del conjunto que lo acompañó.

 

 

En 1970 se estrenó la película argentina “Pasión dominguera” filmada en blanco y negro con dirección de Emilio Ariño y cuyos actores principales son Jorge Porcel, Luis Tasca, Fidel Pintos y Nathán Pinzón. Tuvo el título alternativo de “Los hinchas”, y la música fue creada por "Chupita" (tal el apodo dado por los amigos al personaje que estamos reseñando).

 

Stamponi participó activamente en la vida institucional de SADAIC (Sociedad de Autores y Compositores de Música), en la que ocupó diversos cargos desde 1970 hasta 1977 (en que fue vicepresidente).

 

Formó un dúo de música y poesía con Horacio Ferrer y actuó desde 1990 como pianista solista en el restaurante Los Teatros.

Fue declarado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

La esquina porteña de Avenida Corrientes y 25 de Mayo lleva el nombre de “Esquina Héctor Stamponi”.

También recibió el Diploma al Mérito de los Premios Konex como autor/compositor de tango en dos ocasiones: 1985 y 1995.

Además de los galardones que recibió, los más importantes premios fueron el continuo apoyo del público tanguero, y los muchos amigos que tuvo, que solían llamarlo por el apodo que le quedó eternamente: “Chupita”.

 

Héctor Stamponi falleció el 3 de diciembre de 1997 en nuestra Ciudad de Buenos Aires.

 

Fuente principal: la nota biográfica en www.todotango.com (escrita por Horacio Loriente).

Otra:   la de www.wikipedia.org