Datos de la poda invernal

La poda realizada por el Gobierno de la Ciudad durante el invierno fue la más intensiva del año. Transcurrió entre los meses de mayo y agosto. Estuvo a cargo de 30 cuadrillas que trabajaron en todos los corredores de la Ciudad.  

Los objetivos fueron: garantizar la sanidad de los árboles, brindar seguridad y mejorar la apariencia de los barrios.

Los trabajos de poda se llevan a cabo mediante una planificación, realizada a partir de la información brindada por especialistas en el tema y por los reclamos efectuados por los vecinos. El proceso es sencillo: ante una solicitud de poda recibida a través del 147, mediante el SUACI o en forma personal en la Comuna, el ejemplar es relevado por un técnico que determina, de corresponder, la clase de tratamiento a realizar. En caso de verificarse, se incluye la solicitud en el plan de poda.

Las obras están pensadas para conservar los árboles y mejorar su desarrollo, considerando la importancia que cada uno de los ejemplares tiene para los vecinos, ya que actúan como pantalla reduciendo los ruidos, moderan las altas temperaturas, disminuyen la polución y el CO2 atmosféricos mejorando la calidad del aire, además de preservar la memoria histórica de la Ciudad.

Las extracciones de ejemplares sólo se realizan cuando hay riesgo de caída.

Si bien la poda invernal es la más intensa, existen otros tipos de poda en los que se trabaja continuamente. En lo que va del año se podaron 67 mil ejemplares y se realizó el corte de raíces de más de 3 mil árboles.