Polémica por la sanción del
Estacionamiento Regulado

La aprobación de la Ley de Sistema de Estacionamiento Regulado provocó un fuerte debate en la Legislatura porteña. La norma que contó con el apoyo del Pro fue criticada por buena parte de la oposición.

El legislador de Suma+, Marcelo Guouman, explicó el voto negativo del bloque. “El proyecto del Ejecutivo porteño atrasa tecnológicamente y genera un costo innecesario para el Estado. El ejecutivo plantea la necesidad de ubicar 2.200  terminales multipropósito en la vía pública. El problema es que en los países que ya poseen terminales físicas, el camino es justamente el contrario”, dijo Guouman.

“Este proyecto no se inscribe en una idea de una Ciudad moderna, inteligente, en constante evolución y adecuada a las nuevas tecnologías. Parece subirse al último vagón de un sistema que va desapareciendo de a poco en el mundo”, agregó el dirigente radical.

El bloque del Frente para la Victoria (FpV) también se opuso a la iniciativa.

“La ley que fue aprobada esta tarde extiende la instalación de parquímetros de  4.000 a 87.000 espacios de la Ciudad, afectando a más del 60% de la población. Además implica un endeudamiento de 18 millones de dólares para comprar parquímetros, sin exigirle ningún tipo de inversión a las empresas concesionarias”, explicaron los legisladores del FpV a través de un comunicado.

En el texto dado a conocer señalaron: “El pliego es muy beneficioso para las empresas concesionarias. Se les pagará un abono mensual que cubra sus costos, más un incentivo del 10% de los ingresos totales del sistema. Se divide la Ciudad en cinco zonas pero las empresas pueden operar en más de una zona. Se le permite utilizar grúas usadas, favoreciendo a las actuales concesionarias. El plazo de la prestación del servicio será de 10 años pero, al igual que las concesiones actuales, luego se puede extender el plazo ilimitadamente hasta que haya un nuevo sistema que lo reemplace. Actualmente, las concesiones llevan 26 años cuando el plazo original era de una década”.

El legislador del massimo porteño, Javier Gentilini, también opinó sobre la aprobación del proyecto de ley. “Estamos en contra de que los vecinos y vecinas gasten más para vivir en la Ciudad, por eso votamos negativamente el excesivo aumento del ABL y a que se extienda el estacionamiento medido a más barrios y calles”.

El jefe del bloque del Partido Socialista (PS), Roy Cortina, fue otro de los que se opuso. “No compartimos que se extienda a zonas que son eminentemente residenciales de barrios como Almagro y Caballito. Este es un instrumento que debiera servir para ordenar el tránsito y no pensado para recaudar fondos que parece el objetivo que se está  persiguiendo con la magnitud de esta ampliación”, señaló.

“Extender a 125.000 los espacios de estacionamiento tarifado no se condice con las experiencias de otras ciudades comparables a Buenos Aires y sólo le va a ocasionar molestias a los vecinos residentes y no residentes”, finalizó el diputado porteño.

Fuente:  www.noticiasurbanas.com.ar