El dolor de espalda

por la Prof. Marta Merlo

Son tantas las personas afectadas que podemos considerar al dolor de espalda como uno de los males del siglo.

El modo de vida, el estrés y la fragilización de los huesos con la edad, son algunas de las causas, pero quienes más lo sufren son sin duda los que lo sienten en forma crónica; es por eso que si el dolor de espalda persiste varias semanas, recuerde: sólo el médico es el indicado para plantear el diagnóstico.

La columna vertebral soporta las tres cuartas partes de su peso y participa en toda la actividad motriz; debe ser sólida para proteger la médula, elástica para realizar movimientos de flexión y rotación, etc. La espina está sostenida por cuatro grupos musculares: los abdominales, tensores de la espalda, músculos de la cadera, los glúteos, etc.; o sea que si está mal sostenida, por una musculatura débil o desarrollada en forma despareja, adoptará una curvatura anormal, por ej.: escoliosis, hiperlordosis, problemas dorsales y otros.

Fundamental: la actividad física. Los dolores de espalda en su mayoría son consecuencia directa de la falta de actividad (entrenamiento de la musculatura dorsal y abdominal). Es importante practicarla regularmente porque lo único que mantiene la fuerza y solidez del sistema ligamentoso y muscular es el movimiento. Además, se conserva la elasticidad de los discos intervertebrales.

El ejercicio físico debe practicarse con cuidado, debe ser dirigido correctamente, para evitar lesiones inoportunas como lumbalgias, ciáticas, desgarros, etc.

Algunos consejos para proteger la espalda: a) tener el peso adecuado, b) hacer ejercicio regularmente (bien dirigido), c) realizar movimientos mecánicos correctamente, d) adoptar posturas correctas.

 

 

 

1ra p.......d06