La diversidad sexual desde el Counseling

por:  Angel Martin - Counselor

Entre las consultas habituales que tenemos los Counselors en Sexualidad nos encontramos con adolescentes y adultos que no están seguros sin son correctas ni viven libremente algunas decisiones que tomaron respecto a su elección sexual.

Cuando el bebé nace, se le asigna un sexo de acuerdo a sus genitales externos que en general están bien diferenciados, o sea, tiene pene o tiene vagina y por lo tanto es macho o hembra. En algunas ocasiones  no están tan bien diferenciados pero podría determinarse genéticamente. En otros casos poco comunes, están presentes los dos sexos, por lo que se denomina al bebé “Intersexual”.

Cuando el niño va creciendo va tomando actitudes masculinas o femeninas de acuerdo a un sentimiento interno que lo hace sentirse identificado como “varón” o como “mujer”. A esto se lo conoce como identidad de género y puede corresponder o no con el sexo asignado al nacer. Si hay discordancia entre su sexo genital y su identidad de género, se dice que es una persona “trans” y cuando es adulto en nuestro país puede optar por cambiar su sexo al que lo identifique sin necesidad de modificar su cuerpo quirúrgicamente u hormonalmente.

De acuerdo a lo que social, familiar y culturalmente se conoce como expresión de género, el comportamiento de la persona será más masculino que femenino o más femenino que masculino. Se suponía que el varón no debería llorar, sus movimientos serían torpes y les gustarían los deportes violentos mientras que la mujer debería ser suave, sumisa y jugar con muñecas. En la actualidad no hay una diferencia tan contundente y hay movimientos sociales como los “queer” que están en contra de todo lo que haga una diferencia en la expresión del género, buscando una neutralidad.

En la adolescencia, la persona, define la orientación sexual, o sea con quién quiere, imagina y proyecta su futuro para disfrutar de su sexualidad. Puede elegir a alguien del otro o de su mismo sexo, entonces se dice que es “heterosexual” u “homosexual”. Si la orientación no es tan definida se lo conoce como “bisexual

Luego practicará su sexualidad de la forma que le dé más placer, ya sea como monogamia, poliamor, voyeurismo, juegos de rol, etc.

El Consultor en Sexualidad acompañará a la persona que lo necesite a encontrar la forma de disfrutar libremente de su identidad, su orientación y sus prácticas sexuales. De esta forma se encontrará a sí mismo, se aceptará, se sentirá segura y se convertirá en una mejor persona, objetivo principal del Counseling.

 

 

 

x publica...............c12