Falleció Violeta Rivas
                     Q. E. P. D.                 

El 23 de junio falleció la cantante Violeta Rivas, a los 80 años. Su marido, Néstor Fabián, fue quien confirmó la triste noticia a los medios. Violeta Rivas padecía problemas renales por los cuales se encontraba internada en una clínica de la Av. Córdoba y Acuña de Figueroa desde varios días antes de su muerte.

Su verdadero nombre era Ana María Francisca Adinolfi y había nacido el 4 de octubre de 1937 en la ciudad bonaerense de Chivilcoy. Durante sus años de infancia y adolescencia vivió en distintos barrios porteños como Parque Patricios, Mataderos y Liniers.

En 1962, Violeta Rivas hizo sus primeras incursiones televisivas en programas musicales como “El hit de sus favoritos” y “Citas con las estrellas”, donde acompañaba al entonces carismático cantante Marty Cosens.

Luego saltó muy rápido a la popularidad junto a otros afamados como Palito Ortega, Johnny Tedesco, Raúl Lavié y Chico Novarro en el famoso “Club del Clan”, entre 1962 y 1963, desde donde se proyectó industrialmente lo que se conocería como la Nueva Ola de la canción argentina. En esos primeros, jovencísimos tiempos, Violeta tenía como importante capital esa personalidad pícara y agradable, además de la inconfundible y sonora voz, que le confirió inmediatamente la cualidad de representar una figura modelo de esos años legendarios de la TV argentina.

Al principio cantaba versiones traducidas de hits de Nina y Rita Pavone, en un programa que en su segunda temporada alcanzaba los 60 puntos de rating en cada emisión. Cifras enormes que están muy lejos de las actuales; en estos tiempos de Internet y redes sociales esos cúmulos de audiencia son casi imposibles de alcanzar, sólo en ocasiones muy puntuales como algunos partidos de fútbol, etc.

Pronto llegó a ser una de las figuras más cotizadas de la televisión argentina, y participaba en los habituales programas ómnibus de esa década como “Sábados circulares”, en telecomedias, tiras y programas musicales.

Con su máximo éxito musical, “El cardenal”, de 1964, vendió más de un millón de placas.

Su popularidad era tan grande que su casamiento con el cantante de tangos Néstor Fabián, en marzo de 1967, fue un acontecimiento mediático de grandes dimensiones. Tanto la ceremonia religiosa como la fiesta fueron seguidas por las revistas gráficas y la TV. Esto fue poco tiempo después de la también impactante boda de Ramón “Palito” Ortega con la actriz Evangelina Salazar.

Con Néstor Fabián, con quien vivió por el resto de su vida, se conocieron y se enamoraron trabajando juntos en la comedia musical “Todo es amor”, de 1964, que contaba con un elenco que incluía a Nelly Beltrán, Leo Dan y Osvaldo Terranova, entre otros famosos, y que era una de las creaciones del “zar” televisivo Alejandro Romay para el antiguo Canal 9.

Luego del Club del Clan, Violeta Rivas deja a Romay y firma para Canal 13, siendo una de las figuras del segmento “Idolos de la juventud”, del programa “Sábados continuados”, que conducía Antonio Carrizo.

Su primer hit fue el twist “El baile del ladrillo” y se consagró definitivamente con “Qué suerte”, de Palito Ortega y Chico Novarro; a la que luego siguió “El cardenal” y otros grandes éxitos como “Qué bonito sería”, “El ajuar” y “Mi juramento”, y llegó incluso a grabar una versión en español del tema de Los Beatles “Help!”… Fueron cientos de registros fonográficos simples de 45 y 33 revoluciones por minuto y más de 20 álbumes de larga duración (LP).

“Bienvenido Sábado” y “Noches de Ika” en 1965; “Vivir en el aire” (1966), una exitosísima telecomedia con Raúl Aubel, Tincho Zabala y Pepe Soriano; el music hall “Casino, Phillips” y “Violeta y Néstor” fueron algunos de sus éxitos televisivos en su etapa de máxima popularidad.

Esa masividad la convirtió también encabezar elencos de importantes comedias musicales en teatro, y también en estrella de cine comercial, protagonizando seis películas: “El club del clan” (1964), de Enrique Carreras, “Buena noche, Buenos Aires” (1964), de Hugo del Carril, “Fiebre de primavera” (1965), de Enrique Carreras, protagonizaba junto a Palito Ortega, “Nacidos para cantar” (1965), de Emilio Gómez Muriel, “Mi secretaria está loca, loca, loca...” (1967), de Alberto Du Bois, y “Viva la vida!” (1969), de Enrique Carreras.

Violeta y Néstor tuvieron una hija, Analía Verónica, nacida en junio de 1970 y de ella les nació una nieta, llamada Zoe.

Aunque nunca abandonó su carrera y por décadas conformó un renombrado dúo con su esposo Néstor Fabián, alejada ya su etapa de mayor masividad argentina y latinoamericana, que fue en las décadas del 60 y el 70, extendió sus presentaciones pero haciéndolas más esporádicas, y se dedicó a cultivar su vida familiar y sus amistades, que fueron muchas.