La Policía porteña tendrá sus propias comisarías: 15 comunales y 28 vecinales

Desde este mes de julio, la Policía de la Ciudad empezó a abandonar el esquema de 54 comisarías que heredó de la Federal. Pasarán a ser 15 comisarías comunales y 28 vecinales.

Así, la comisaría 15°, ubicada en Suipacha 1156, en Retiro, pasará a ser ahora la Comisaría Comunal 1. Todas las seccionales tendrán otro nombre y algunas subirán de jerarquía.

Otras dejarán de funcionar en sus actuales edificios. Es el caso de la 14° de Barracas, ubicada en Juan de Garay 521; la 23° de Palermo, ubicada en avenida Santa Fe 4000; la 25°, en Scalabrini Ortiz 1350; la 28° de Barracas, en Vélez Sarsfield 170; y la 32° de Parque Patricios, en avenida Caseros 2724.  Luego, pasarán a ser utilizadas por otras áreas de la fuerza de seguridad porteña. La 29° de Santos Dumont 4350, Chacarita, fue cedida a los Bomberos hace algunos meses.

En las 15 comunas habrá una comisaría comunal. Esas sedes recibirán el apoyo de entre dos y cinco comisarías vecinales. Cuando el plan terminé de concretarse (esto será en cinco años), habrá 43 seccionales en toda la ciudad; esto representan 11 comisarías menos de las que hay ahora.

Cada comisaría comunal contará con áreas de Investigaciones, Policía Científica, Violencia de Género, Seguridad y Prevención y Planificación de Servicios.

Las primeras comisarías en tener sus nuevas sedes policiales serán la Comuna 7 (Flores y Parque Chacabuco), la 8 (Villa Lugano), la 9 (Parque Avellaneda, Liniers y Mataderos) y la 10 (Floresta, Monte Castro, Vélez Sársfield, Versalles, Villa Luro y Villa Real).

Se trata de edificios más grandes que los actuales. El proyecto de remodelación de las comisarías contempla una capacidad para albergar 300 presos.

Este plan se empezó a pensar y aplicar en enero, al mismo tiempo que el Gobierno de la Ciudad volvió a poner al frente de la Policía de la Ciudad a un policía (en lugar de un civil). Entonces se supo que los cambios que preparaban en la estructura policial son profundos y se basan en dos ejes fundamentales: sacar más policías a la calles y suprimir comisarías. De esa manera, reduciendo la cantidad de comisarías y seccionales, lo que buscan es sacarles poder a los comisarios, y por ende poder controlar mejor su accionar.

Fuente:  www.noticiasurbanas.com.ar