Datos útiles sobre Alimentación

  La algarroba 

La algarroba es el fruto del árbol algarrobo, con una vaina o fruto de color castaño oscuro que puede medir hasta treinta centímetros y el cual contiene una pulpa con consistencia de goma, de un sabor dulce y agradable, la cual rodea unas pequeñas semillas.

Hay dos tipos de algarroba: la de vainas negras y la de vainas blancas. La negra se usa como alternativa para sustituir el  chocolate. Resulta ser un alimento muy nutritivo y mucho más bajo en grasas que el chocolate común, tiene tan sólo un 3% de grasa frente a un 40% que contiene el cacao.

Propiedades de la algarroba: Es rica en vitamina D y vitaminas del grupo B como la B1 (tiamina), B2 (riboflavina) (1 mg./kg.), la B3 o niacina y pro-vitamina A o beta-caroteno. Es antioxidante. Es rica en potasio, magnesio, fósforo (0.2%), hierro (20 mg./kg.), calcio (0.2%) y silicio; su contenido de hierro supera al del hígado vacuno.

Proporciona mucha energía, contiene 50% de azúcar natural y 10% de proteínas. Es un alimento apto para celiacos ya que no contiene gluten.

Contiene altas cantidades de taninos, un antioxidante poderoso, por lo que ayuda a combatir el deterioro prematuro de las células.

Comparada con el chocolate, la algarroba es tres veces más rica en calcio.

Por cada 100 g. de algarroba se obtienen: 10% de proteínas, 315 calorías, vitamina B6 2 miligramos por kilo.

La algarroba ha sido utilizada en periodos de escasez para combatir el hambre y la desnutrición, (por ejemplo, durante la guerra civil española). Se utilizaba como un endulzante y complemento digestivo en el Antiguo Egipto.

La harina de algarroba es utilizada como sustituto del chocolate en la elaboración de tortas, budines. Es una opción que vale la pena probar, por ejemplo para el desayuno o la merienda, remplazando al cacao dulce.