Datos útiles sobre Alimentación

  La avena  

La avena es uno de los cereales más completos. Por sus cualidades energéticas y nutritivas ha sido la base de la alimentación de pueblos como el escocés, el irlandés y algunos pueblos de las montañas asiáticas.

La avena es rica en proteínas de alto valor biológico, hidratos de carbono, grasas y un gran número de vitaminas, minerales y oligoelementos.

Proteínas:  cuanto más elevado es el número de aminoácidos esenciales presentes en un alimento, mayor es su valor biológico; y la avena contiene seis de los ocho aminoácidos imprescindibles para la síntesis correcta de proteínas.

La combinación de la avena con diferentes alimentos, mejora aún más su proporción de aminoácidos, aproximándola a lo ideal para el organismo. Por ejemplo, al sumar leche (o soja), complementa perfectamente la calidad de la proteína de la avena, con todos los aminoácidos necesarios para el organismo; así la avena es superior a otros cereales como fuente de proteínas.

Lípidos:  La avena es el cereal con mayor porcentaje de grasa vegetal. El 65% es de ácidos grasos insaturados y el 35% de ácido linoleico. Cien gramos de copos de avena cubren un tercio de nuestras necesidades diarias de ácidos grasos esenciales.

Hidratos de carbono: La avena contiene hidratos de carbono de absorción lenta y de fácil asimilación; éstos proporcionan energía que se mantiene bastante tiempo después de haber sido absorbidos por el aparato digestivo, evitando la sensación de fatiga y desmayo que experimenta cuando el cuerpo pide glucosa de nuevo (hipoglucemia).

Vitaminas, minerales y oligoelementos:  La avena contiene estos elementos en concentraciones óptimas, tanto para curar como para prevenir. 100 g de avena contienen: 5mg. de sodio, 400mg. de potasio, 70mg. de calcio, 430mg. de fósforo, 140mg. de magnesio, 4mg. de hierro, 0,47mg. de cobre, 4mg. de zinc, 0,56mg. de vitamina B1, 0,15mg. de vitamina B2, 1mg. de vitamina B3 y 0,16mg. de vitamina B6. También 1,1mg. de vitamina E.

Fibra:  La avena contiene otros elementos no tan importantes desde el punto de vista nutritivo aunque necesarios para un buen funcionamiento intestinal; son sustancias insolubles que no se absorben en el intestino. Sin embargo, estas sustancias resultan de una extraordinaria importancia para la buena digestión. Es lo que se conoce como “fibra” que aumenta el contenido del intestino, con lo cual ayuda tanto a prevenir como a eliminar el estreñimiento.

Fuente de energía:  Otra de las características reconocidas de la avena es su valor como fuente de energía y vitalidad. Eso hace que sea el alimento ideal para quienes desean aumentar su capacidad energética: los estudiantes, las personas que se encuentran abatidas, sin fuerzas, con permanente sensación de sueño, sin ilusión o con estrés permanente. Consuma platos elaborados con avena y su capacidad energética sin duda aumentará.