Datos útiles sobre Alimentación

  Los champiñones  

Champiñones: placer y salud

La facilidad en el cultivo y el agradable sabor de los champiñones lo hacen uno de los hongos más cultivados y consumidos.

Suele atribuirse a los franceses el origen del cultivo y su empleo culinario desde el siglo XVIII. Pero lo cierto es que los chinos llevan empleándolo desde unos mil años atrás. Además, el consumo de setas es conocido desde la prehistoria. Los egipcios las usaban bajo la creencia de que proporcionaban inmortalidad.

Los champiñones contienen nutrientes que ayudan a prevenir cánceres y otras enfermedades. Al parecer comer grandes cantidades diarias de champiñones previene la formación de cáncer de próstata y de mamas e inhibe el crecimiento de tumores.

Consumir champiñones es una manera muy agradable y natural de cuidar de la salud sin necesidad de ingerir cantidades de multivitaminas, a veces tan caras.

El 88% de su composición es agua, un 5% proteínas, 6% hidratos de carbono, 0,3 de grasas (prácticamente nada).

Los champiñones más que una gran cantidad de minerales, contienen mucha variedad de éstos.

Potasio. La banana y la naranja son fuente importante de potasio y también los champiñones lo son, pues tienen la misma cantidad de este mineral que dichas frutas. El potasio ayuda a regular la presión arterial y previene infartos.

Selenio. Al igual que muchas vitaminas, el selenio protege al cuerpo de los radicales libres. En combinación con la vitamina E se convierte en un poderoso agente antioxidante defensor de las células del organismo.

Cobre. Tiene un papel muy importante a la hora de regular el sistema cardiovascular: consumiendo diariamente champiñones se consigue el 40% de los requerimientos de este mineral para el organismo.

Niacina. Los champiñones contienen ¼ de la cantidad necesaria de niacina por día, que favorece los distintos procesos del sistema nervioso y de las funciones enzimáticas del cuerpo, como la producción de estrógeno y testosterona.

Fibra. Son fuente natural de fibra, lo cual favorece el buen funcionamiento del sistema digestivo; basta con comer de 4 o 5 champiñones diarios, cocidos o crudos.

Contiene proteínas fácilmente asimilables, son ricos en carbohidratos y bajos en calorías.

La vitamina B5 (ácido pantoténico), que se encuentra de forma importante en los champiñones es útil para combatir el estrés y las migrañas; también es recomendable para reducir el exceso de colesterol.

Sin duda los champiñones son alimentos estupendos, sabrosos y saludables, lleno de beneficios para la salud, potentes antioxidantes y esenciales para el sistema inmune.