Datos útiles sobre Alimentación

   La chía  

La chía es una semilla oleaginosa pero distinta a las demás oleaginosas en su contenido graso: las 2/3 partes del aceite de chía son ácidos grasos esenciales Omega-3 (poli-insaturados), y sólo el 10 % son ácidos grasos saturados.

Además de su altísimo contenido en Omega-3, la chía tiene componentes muy interesantes para la nutrición humana: antioxidantes, fibra (30%), proteínas (23%), vitaminas B1, B2, B3, y minerales tales como fósforo, calcio, hierro, potasio, magnesio, zinc y cobre.

La chia es rica en antioxidantes, aportando los aminoácidos esenciales. Los antioxidantes son un grupo de compuestos de vegetales que bloquean el efecto perjudicial de los denominados radicales libres. La mayoría de los antioxidantes se encuentra en alimentos vegetales, lo que explica que incluir frutas, legumbres, verduras y hortalizas o cereales integrales en nuestra dieta sea tan beneficioso.

Las semillas de chía son un alimento completo. 1400% más magnesio que el brócoli - 700% más Omega 3 que el salmón - 100% más fibra que cualquier cereal - 500% más calcio asimilable que la leche, 500% más de fósforo - 200% más hierro que la espinaca. Es el vegetal con más alto contenido en Omega 3.

Por su alto contenido en proteínas, la semilla de chía ayuda a construir y regenerar músculos y tejidos, siendo ideal para deportistas y etapas de crecimiento.