Datos útiles sobre Alimentación

  Los Cítricos   

Las frutas proveen al organismo humano importantes propiedades alimenticias y terapéuticas. Los niños a quienes se les suministran jugos de frutas crecen más sanos y resistentes a las enfermedades, pues adquieren más inmunidades, superiores a las adquiridas por medios artificiales.

De las frutas cítricas (limón, naranja, pomelo, mandarina, kiwi), el limón es la que tiene más sabor ácido. Se ha comprobado que los ácidos de los cítricos no son perjudiciales para la salud pues son agentes terapéuticos importantes para muchas enfermedades, por su reacción alcalina. 

Conviene usar limón  como sustituto del vinagre, dado que éste no es tan bueno (por el contrario: es bastante dañino).

La mandarina es una fruta cítrica usada por los pueblos orientales desde tiempos remotos; hos es conocida y apreciada mundialmente. Posee propiedades disolventes de pus y otros catarros originados por los almidones, y actúa como preventivo de congestiones. Contiene calcio, fósforo, magnesio, y especialmente cloro, lo que la hace un excelente germicida. 

La mejor manera de utilizar la mandarina es en ayunas, aunque puede ser ingerida a cualquier hora del día, siempre que no sea en las comidas saladas o con verduras. Combina con nueces y debe ser evitada en combinación con frutas dulces.

La naranja resulta de importante valor alimenticio y terapéutico, por sus propiedades curativas. La dulce es más nutritiva y la agria es más medicinal, aunque ambas son protectoras de la salud, pues el zumo es incorporado a la sangre casi sin cambio alguno. Es rica en sales minerales, especialmente calcio, potasio, magnesio, cloro, sodio, azufre, cobre y silicio. Pese a ser de sabor ácido, su reacción en la sangre es alcalina y combate la acidez en el organismo. Es un excelente alimento para la niñez por su riqueza en sales minerales y vitaminas, que son esenciales para el desarrollo y crecimiento. Desde el primer mes se puede dar al bebé algunas cucharaditas de jugo de naranja, aumentando progresivamente.

Por la riqueza en sales minerales y sustancias neutralizantes, la naranja se aconseja a enfermos de gota, reuma, artritis y obesidad, ya que ejerce favorece la disolución de las materias de desecho, especialmente sobre el ácido úrico que se acumula en los tejidos, que luego son eliminadas. Por ello, los artríticos y reumáticos se beneficiarán con un vaso de jugo de naranjas como desayuno.

Además, estimula el sistema circulatorio, particularmente el corazón, y activa el trabajo de las glándulas secretoras de jugo gástrico, facilitando la digestión. Para lo circulatorio, conviene tomar por lo menos dos vasos de jugo, repartidos en dos o tres porciones diarias.

Otra fruta cítrica muy apreciada es el pomelo, que goza de todas las cualidades antes indicadas. Los diabéticos pueden tomar medio litro de jugo de pomelo por día. Debido a su riqueza en vitamina C, fortifica los vasos sanguíneos (especialmente los capilares).