Datos útiles sobre Alimentación

  Cuidarse de contaminación en la cocina  

Hay enfermedades que son trasmitidas por los alimentos; los síntomas varían según la cantidad del alimento contaminado que se consume, pudiendo producir diarrea, vómitos, dolor abdominal y de cabeza, fiebre. Puede ser un cuadro pasajero de sólo un par de días, pero en niños, ancianos, embarazadas, podría complicarse severamente. La perfecta limpieza es fundamental para evitar estas complicaciones.

Los alimentos o bebidas contaminados por bacterias, virus, hongos, parásitos es lo que provocan estas alteraciones de la salud. Es básico que el agua del lavado sea confiable, hervir la leche y cocinar completamente los alimentos y que se guarden en recipientes limpios, tapados y enseguida llevados a heladera.

La bacteria escherichia coli, responsable de provocar síndrome urémico hemolítico, aparece si se consume carne picada sin cocinar a alta temperatura y durante el tiempo suficiente. Esto es más peligroso en el caso de niños.

Otra bacteria que produce gastroenteritis, infección de sangre, meningitis, es la salmonella, que suele desarrollar cuadros graves. El contagio puede provenir de agua y de alimentos como carne de ave, pescado o de vaca, huevo, productos lácteos, todo ello sin el cocinado adecuado.

El botulismo es provocado por otra bacteria, cuando la comida es conservada de manera inadecuada, permitiendo así la multiplicación bacteriana; no se debe poner miel en el chupete pues puede llegar a desarrollar cuadro neurológico severo.

Los trapos y esponjas deben mantenerse bien limpios y pasados por lavandina y tener diferentes para la cocina, baño y otros usos. Mantener bien limpias las tablas de picar y, sobre todo no utilizarlas luego de haberlas usado con carne cruda sin previamente ser bien lavadas y desinfectadas con lavandina; es fundamental para evitar la contaminación cruzada.

Es importante también no cortar la cadena de frío; apenas llegamos de hacer las compras, enseguida colocar los alimentos en heladera.