Datos útiles sobre Alimentación

 Las frutas: alimento perfecto

Las frutas deben consumirse en ayunas. Requieren poco para ser digerida y hace trabajar al cerebro.

Es principalmente fructuosa, que puede ser transformada fácilmente por el organismo en glucosa. En la mayoría de las frutas el agua representa el  90-95%, lo que significa que ella está alimentando y limpiando al mismo tiempo.

Lo importante es la forma de permitir que el cuerpo asimile efectivamente los nutrientes de las frutas. Se deben comer las frutas siempre con el estómago vacío, porque las frutas, en principio, no son digeridas en el estómago sino en el intestino delgado; pasan rápidamente por el estómago, de ahí pasan al intestino, donde liberan sus azúcares. Pero si hubiere carne, papas o almidones en el estómago, las frutas quedan presas y ellas comienzan a fermentar.

Si usted come una fruta de postre, luego de una cena, y pasa el resto de la noche con pesadez en el estómago y un desagradable sabor en la boca, es porque no comió de la manera adecuada: se debe comer las frutas siempre con el estómago vacío. Entonces, las frutas antes y NO después de las comidas.

El jugo de frutas exprimidas tomado en ayunas será digerido tan rápido que se podrá comer un refrigerio quince o veinte minutos después.

El Dr. William Castillo, jefe de la clínica cardiológica Framington, de Massachussets (Estados Unidos), dijo que la fruta es el mejor alimento que podemos comer para protegernos contra las enfermedades del corazón. Agrega que las frutas contienen bioflavonoides que evitan que la sangre se espese y obstruya las arterias. También fortalecen los vasos capilares.

Al levantarse por las mañanas coma sólo frutas frescas y jugos hechos en el momento. Mantenga este esquema hasta por lo menos el mediodía.

Empezar a cambiar los alimentos con los que acostumbramos llenar el cuerpo al iniciar el día, logrará un nuevo torrente de vitalidad y energía intensa.