Datos útiles sobre Alimentación

  La Frutilla   

Dentro de las frutas que están disponibles durante el verano, las frutillas son quizás una de las mejores opciones de consumo, pues sus múltiples propiedades curativas la hacen un producto que incluso está ligado a la prevención de ciertos tipos de cáncer en las personas.

Combaten las siguientes enfermedades: reumatismo, problemas hepáticos, gota, obesidad, tifo, enfermedades del bazo, diarreas, tos, catarros, asma, depuración de la sangre, blenorragias, disentería, disuelve arenillas y cálculos. Su poder antioxidante estabiliza los radicales libres, responsables de la degeneración celular. Al prevenir que las células se degeneren o muten, se estaría previniendo el cáncer.

Contiene fibra, lo que ayuda a controlar el tránsito intestinal evitando así el estreñimiento, pues su alto contenido en fibra y agua ayuda al tránsito intestinal.

Tiene capacidad antioxidante y más vitamina C que las naranjas. La gran cantidad de ácido ascórbico, así como de lecitina y pectina contenida en sus frutos, la hacen ideal para disminuir el nivel de colesterol.

Comer la fruta entera tiene mucho más poder curativo. Para expulsar del organismo sustancias intoxicantes, se procede llevando a cabo durante unos días un medio ayuno, evitando las comidas saturadas en grasas, el alcohol y los condimentos. Es bueno comer durante tres días frutillas a distintas horas y beber mucho líquido.

Puede ocurrir que al consumir frutillas se produzcan ciertas reacciones dérmicas, algunos granitos e impurezas de la piel; esto no es debido a que la fruta provoque urticaria sino que, como ayuda a la expulsión de sustancias nocivas de la sangre, éstas se manifiestan en forma de granitos, lo cual significa que está haciendo efecto el poder curativo y depurativo de la frutilla. En estos casos se harán baños de vapor para facilitar la limpieza de la piel.

Su cocción para elaboración por ejemplo de mermeladas, provoca la pérdida de componentes hidrosolubles como la vitamina C.

Composición por cada 100 g: calorías 30, agua 85%, hidratos de carbono 7 g , proteínas 0,6 g , fibra 2,2 g , potasio 150 mg, magnesio 13 mg, calcio 30 mg, vitamina C 60 mg.

Contienen ácido elágico que reduce y a menudo neutraliza los efectos nocivos de los hidrocarburos poliaromáticos, sustancias cancerígenas presentes en el humo de cigarrillo.

El jugo de frutilla es una magnífica forma de adquirir todos los beneficios que ofrece esta fruta; como el jugo es algo denso, puede mezclarlo con jugo de uva o de ananá.

Elija las frutillas más frescas que consiga; cuanto más tiempo haya permanecido en la planta, mayor será su contenido de vitamina C y más atractivo su sabor; su color debe ser rojo, de carne firme y levemente brillosa. Lávelas con agua fría y déjelas secar sobre papel absorbente o toallas de género. Una vez secas, colocarlas sin apretujar en una bolsa de papel y guardarla abierta en la heladera; de este modo se conservarán durante unos cuantos días.