Datos útiles sobre Alimentación

  La manzana  

La manzana es una de las frutas más completas y enriquecedoras. Un 85% de su composición es agua, por lo que resulta refrescante e hidratante. Es rica en pectina, azúcares y vitamina C. Tiene propiedades medicinales; al ser suavemente laxante ayuda en algunos desarreglos intestinales.

Es fuente discreta de vitamina E, con escasa cantidad de vitamina C. La vitamina E posee acción antioxidante, interviene en la estabilidad de las células sanguíneas como los glóbulos rojos y en la fertilidad.

Entre su contenido mineral sobresale el potasio, mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El potasio convierte a la manzana en una fruta diurética. No obstante, el aporte de este mineral está restringido en caso de insuficiencia renal, por lo que el consumo de manzanas en estos casos debe ser cuidadoso.

Dada su composición en sustancias antioxidantes, las manzanas están especialmente recomendadas en dietas de prevención de riesgo cardiovascular, enfermedades degenerativas y cáncer.

Quizá la propiedad más conocida de la manzana sea su acción reguladora intestinal. Tiene carácter antioxidante y la doble particularidad de actuar como alimento astringente o laxante según cómo sea consumida. Si la comemos cruda y con piel es útil para tratar el estreñimiento, ya que se aprovecha la fibra insoluble presente en la piel, que estimula la actividad intestinal. Y si la manzana se consume pelada, rallada y oscurecida tiene el efecto contrario en nuestro organismo: resulta astringente.

Se ha atribuido a la manzana la particularidad de que tomada como postre contribuye a reducir la formación de placa y evitar la caries, pero como contiene azúcares y ácidos que deterioran el esmalte, no puede sustituir al cepillo de dientes.

Es adecuada la manzana en población sana de todas las edades para: estreñimiento, diabetes, celiaquía, hipertensión, hiperuricemia y gota, estrés y defensas disminuidas, exceso de peso, hipertrigliceridemia.

Las manzanas se consumen crudas como fruta de mesa o como ingrediente de ensaladas. Se pueden emplear también en salsas y guisos aunque sus principales aplicaciones son en compotas, dulces, tartas, pasteles, gelatinas, mermeladas y zumos.

Al preparar manzanas asadas, hacer una incisión alrededor de la manzana en toda su circunferencia; esta incisión no debe ser demasiado profunda y se hará con la punta de un cuchillo y en la parte superior de la manzana; así se evitará que durante el asado reviente por efecto del calor interior.

El jugo de esta fruta es también una excelente forma de aprovechar sus propiedades y de calmar la sed; combina muy bien con zanahoria y remolacha, obteniéndose un jugo muy nutritivo y refrescante.

Con la manzana se elaboran bebidas alcohólicas, como la característica sidra, vinos y licores, como el calvados o brandy de manzana, un aguardiente obtenido mediante un doble proceso de destilación. El vinagre de manzana se obtiene por la fermentación ácida de la sidra: resulta un aderezo más suave para el estómago que el vinagre de vino, ya que contiene menos ácido acético.

Hay más de 7.500 variedades de manzanas. Las diferentes variedades se distribuyen en climas templados y subtropicales.