Datos útiles sobre Alimentación

  Las semillas  

Semillas para buena salud

Importantes cualidades para nuestra salud contienen muchas semillas que nos proporciona la naturaleza.

La manera de obtener los nutrientes de las semillas es comerlas crudas pues una vez que son expuestas al calor, producen sustancias tóxicas y las vitaminas y minerales se desnaturalizan.

Pueden ser remojadas, molidas o en puré, especialmente si la cáscara o capa de una semilla es demasiado difícil de penetrar con los dientes.

Elija semillas crudas y sin sal. Evite semillas recubiertas o tostadas; evite las semillas recubiertas de azúcar.

Entre las 10 mejores semillas para la buena salud, esta vez elegimos: chía, cáñamo y granada.

Chía. Las semillas de chía contienen grandes cantidades de antioxidantes; lo cual es de gran beneficio para prevenir el envejecimiento y la creación de células cancerígenas. Estas semillas son ricas en vitaminas, hierro, nutrientes. Y en gran cantidad de fibra diurética, lo cual es de gran beneficio para la depuración del cuerpo, eliminación de toxinas y desinflamación de los órganos.

Parte fundamental de sus bondades radica en ser la fuente vegetal más alta en omega-3, sustancia que ayuda a regular los triglicéridos, en pocas palabras, por lo que ayuda a controlar el colesterol. También el omega-3 permite disminuir la presión arterial, y regularizar el ritmo cardiaco.

Un estudio realizado en 2007 por el Instituto para el Cuidado de la Diabetes reveló la capacidad que tienen las semillas de chía para bajar los niveles de azúcar en la sangre.

Cáñamo. El cáñamo contiene los 20 aminoácidos, incluyendo los 9 esenciales (AAE) que nuestro cuerpo no puede producir. Tiene alto porcentaje de valor proteico de las proteínas simples que fortalecen la inmunidad y defienden de las toxinas.

Comer semillas de cáñamo podría ayudar, y hasta curar, a las personas que sufren de enfermedades de inmunodeficiencia.

Es la fuente más rica conocida de ácidos grasos poliinsaturados esenciales.

Granada. Las granadas son una fuente rica de antioxidantes. Por lo tanto, ayudan a proteger las células del cuerpo contra los radicales libres, causantes del envejecimiento prematuro; ayuda a que la sangre fluya libremente en el cuerpo, mejorando los niveles de oxígeno en la sangre.

Las granadas son especialmente ricas en polifenoles, una forma de antioxidante que ayuda a reducir el riesgo de cáncer y enfermedades del corazón. El jugo de la granada tiene mayor actividad antioxidante que el té verde y el vino tinto.

La granada, con sus semillas comestibles dentro de jugosos sacos, es rica en vitamina C y potasio, y es bajo en calorías, y una buena fuente de fibra.

Las propiedades antioxidantes de la granada previenen la baja densidad del colesterol unido a lipoproteínas de la oxidación. Esto significa que las granadas previenen el endurecimiento de las paredes de las arterias con exceso de grasa, dejando libre las arterias de grasa bombeándolas con antioxidantes.

(continuará)