Notas sobre el Automóvil
Climatización del motor

Muchos de los motores de autos actuales “piden” aire más frío o más caliente, según las circunstancias en que deban operar.

Al arrancar el motor en frío, para lograr más rápidamente la temperatura normal, resulta adecuado que el aire de admisión sea tomado de una boca que esté situada cerca del múltiple de escape. Este componente transmite su calor al aire y éste penetra precalentado a la planta motriz.

Cuando se alcanza la temperatura adecuada una válvula termostática cierra el paso de aire caliente y comunica al motor con la toma de admisión al aire ambiente. La mayoría de los nuevos automóviles nacionales poseen este sistema.

Supongamos que poseemos un automóvil dotado de un motor sobrealimentado por turbo; lo que interesa es enfriar el aire, al menos cuando el motor ya ha alcanzado su temperatura de servicio. El interenfriador o “intercooler”, un radiador de aluminio especial del tipo aire-aire, recibe el aire a sobrepresión que envía el compresor del turbo y es capaz de reducir su temperatura 50ºC.

El interenfriador no requiere prácticamente ningún tipo de cuidados, es de operación totalmente confiable y posibilita mayor potencia (el aire más denso penetra en mayor cantidad a los cilindros) y una menor carga térmica en la parte alta del motor. Cada tanto, verificar que las correspondientes abrazaderas de los caños de caucho (mangueras) ajusten bien.